Armatex es una empresa proveedora del ramo textil desde 1981. Su primera ubicación estuvo en la esquina de Puebla y Querétaro por diez años. Actualmente, con sus propias instalaciones, está en la calle Jaime Nunó.

Su fundador es Armando Cruz Esparza. La industria del tejido se ha desarrollado aceleradamente y en la actualidad la firma Santoni, (italiana) lleva una indiscutible delantera. No sólo fabrica máquinas circulares sino que tiene su propia universidad y brinda capacitación a su clientela en todo el mundo.

La potencialidad de la industria textil regional es reconocida en todo México pero aún falta un buen trecho por recorrer. Un gran impulso a esta capacidad de desarrollo sería la creación de un centro o laboratorio textil y de diseño. De esta forma las empresas podrían capacitar a su personal y probar fibras, además de producir permanentemente muestras. Los proveedores seguramente apoyarían este esfuerzo al igual que las autoridades correspondientes. De esta forma las empresas individuales podrían ver sus propuestas de diseño realizadas en menor tiempo. Sería un esfuerzo tripartita.

Nuestra zona es reconocida por la fabricación y venta de ropa y tiene un cierto paralelo con la industria italiana, según comenta Armando. Hace años en la región de Carpi, Módena y Florencia se hacía ropa de todo tipo. Llegaron los chinos con ropa barata y los italianos se vieron obligados a buscar otras opciones. Decidieron irse por la calidad y pusieron sumo cuidado en ese aspecto. La diferencia entre la ropa china y la italiana es ahora abismal, como lo es su precio. La diferencia estriba en el proceso a que se sujetan las prendas italianas: su apariencia, tacto y diseño justifican el precio que paga el consumidor.

Nuestra región tiene el potencial, hay maquinaria y personal pero hace falta dar el paso hacia las prendas de mayor calidad. El consumidor está cambiando y pide calidad, diseño y precio. Desde el punto de vista experto de Armando se están dando los pasos en esa dirección pero todo sería más rápido si se contara con un laboratorio y centro de diseño que ayudaría enormemente a todos los industriales. Dejamos a Armando en su amplia oficina mientras elabora con su equipo diferentes y asombrosas muestras de las capacidades técnicas de Santoni y Mandarin (recta).