Uriangato, Gto.- Con gran devoción y participación se llevó a cabo la festividad de la Octava en donde los uriangatenses vierten su fe y amor a través de tapetes, descansos y arcos.

Desde la madrugada del 6 de octubre comenzó la confección de los cientos de tapetes hechos con aserrín, anilina, diamantina, marmolina, semillas, fruta, entre otros materiales con los que embellecieron los 5 kilómetros de recorrido del paseo con la imagen de san Miguel Arcángel. A las 6:00 de la tarde se realizó el acto protocolario de inicio en el que participó la autoridad municipal, los representantes de la parroquia de san Miguel Arcángel y miembros de la asociación civil “la Octava Noche”.

“Es un día esperado por todos, donde la fe uriangatense se deja sentir y es el reflejo de la identidad, el cariño por tu pueblo, caminar por toda la ciudad y en todos lados se ven personas haciendo los tapetes”, dijo el Alcalde Luis Ignacio Rosiles del Barrio. Para la realización de la Octava la administración 2012-2015 coadyuvó para generar facilidades con el pago del castillo, una danza, un arco, además de apoyo con el personal de varias dependencias, quienes respaldaron a la organización civil de la Octava Noche.
El párroco de San Miguel, Manuel Álvarez Solano, agradeció y reconoció el trabajo de la asociación la Octava Noche, de la administración municipal, de la iniciativa privada y del pueblo de Uriangato por engrandecer esta festividad. Este año de nueva cuenta los invitados especiales fueron artesanos de Huamantla, Tlaxcala, quienes realizaron el tapete principal frente al templo hecho de marmolina y diamantina.

A las 7 p. m. salió la imagen y durante la noche se lanzaron 9 globos de cantoya en el barrio de la Loma y cerca de las 2:00 de la mañana entró la imagen al templo para luego quemar un hermoso castillo, fuegos pirotécnicos y las campanas repicaron.