Moroleón, Gto. Recientemente a alguien se le ocurrió poner un post (mensaje) en su muro de Facebook. Otro lo vio y lo reenvió en seguida; este movimiento se replicó muchas veces hasta que una señora, (de forma anónima) decidió llamar a un reportero. Éste dio por buena la información y la publicó en su medio. El post de Face más la nota del periódico crearon un ambiente de temor en varios padres de familia.

El post se refería al secuestro de niños pero poco a poco el mensaje original se iba enriqueciendo con detalles pavorosos. El resultado fue un ambiente de psicosis en que algunos padres dejaron de llevar a sus hijos a la escuela. Al entrevistar al Ministerio Público, a Seguridad y al 911, se encontró que no había reportes de ningún secuestro. Las autoridades informaron que las guardias diarias en las escuelas seguían se seguían haciendo como siempre y que los rondines no arrojaban algún incidente como el que supuestamente estaba ocurriendo.

Por supuesto que esto no significa que las advertencias deban tomarse a la ligera. Fue un aviso que hay que tomar en serio pero no al grado de que paralice las actividades diarias. De hecho se recomienda estar siempre alerta, llevar un silbato de sonido penetrante, usarlo y/o gritar en caso de algún intento de este tipo. Por supuesto si vemos algún intento de esta naturaleza, hay que llamar de inmediato al 911.