Navidad

Demos un abrazo al mundo y a nuestros hermanos. ¡FELIZ NAVIDAD A TODOS NUESTROS LECTORES!

Es época de familia. El frío y el anochecer temprano motivan a disfrutar del hogar y la compañía de los demás. El café, el té y las bebidas calientes resultan apetecibles y si hay galletas o algo dulce para acompañar, son irresistibles. Si en todo este marco ponemos la convivencia y la conversación amigable en el centro, tendremos una imagen certera de lo que significa la Navidad. La figura del Niño recién nacido simboliza adecuadamente la centralidad de la persona humana. Y, en general, un niño encarna lo mejor del ser humano.

Trasmitimos vida gracias al amor mutuo que nace en libertad. Y es esto lo que distingue al ser humano: amor y libertad. Amor que, cuando se apodera de ti, te revela quién eres en todo tu potencial gracias a que alguien te ama. Libertad porque de aquí nace la real posibilidad de autoconstruirse a innovar. Nos encontramos con un mundo hecho pero cada niño es una posibilidad de renovación, de transformación. En la Navidad nos celebramos en nuestra esencia y es momento propicio para cultivar los esfuerzos en este sentido.

Cumplir el proyecto individual se refiere no al egoísmo ni sólo a los propios intereses, se refiere a cada persona como parte de un todo. Sólo cuando se comparte y se acepta y ama a los demás, es cuando el ser humano crece y desarrolla todo su potencial. Beethoven y tantos otros genios no serían nada si no hubieran compartido sus logros. Y por eso la Navidad, que centra su mirada en un niño, habla de la humanidad misma, de su destino y de su lucha por reconocerse, aceptarse y construir un mundo de acuerdo con una humanidad ideal.

Por eso este diciembre al abrazarnos, felicitarnos y compartir lo poco o mucho que tengamos, es bueno saber que nuestros proyectos y realidades van más allá de las cosas y los regalos. Se refieren a nuestra realidad profunda, a nuestra identidad como parte de la raza humana. Demos un abrazo al mundo y a nuestros hermanos. ¡FELIZ NAVIDAD A TODOS NUESTROS LECTORES!