Puntos
Estos días nos han ofrecido abundante material de reflexión. Volkswagen tiene un bien ganado prestigio mundial. Sin embargo, un grupo de técnicos y administrativos decidieron modificar los controles para “engañar” al sistema de revisión de emisiones. Seguramente pensaron quedar bien al ahorrar dinero y acrecentar ganancias pero el resultado fue el opuesto: pusieron la firma al borde del colapso y se ganaron el despido… si no es que la cárcel. Mal cálculo basado en saltarse los valores éticos y pensar que no habría consecuencias.

El Papa visita Cuba y Estados Unidos, antagonistas por décadas. En ambos países habla sobre puntos que el gobierno preferiría callar: derechos humanos básicos en Cuba e inmigración en Estados Unidos. Cuba habla de liberar al hombre del yugo del capital y lo unce a su rígida ideología produciendo una economía tambaleante. Estados Unidos se forjó con inmigrantes pero ahora ven con desconfianza y desprecio a los nuevos inmigrantes que se vuelan a la torera las leyes migratorias de ese país. Recordar derechos básicos del ser humano siempre es importante especialmente para quienes hacen leyes y las aplican.

Europa está viendo los resultados inesperados de haber intervenido en Oriente junto con Estados Unidos. Sólo Alemania ha reaccionado según los principios de la dignidad humana. Los sirios e iraquís están en medio de un conflicto terrible en que se mezcla el fanatismo religioso y la economía global. Millones de personas sufren esa horrenda y mortal combinación. De nuevo, los principios éticos están ausentes.

En nuestra zona metropolitana los tres presidentes municipales rindieron su último informe. En Moroleón y Uriangato los finales se tiñeron de sentimientos, agradecimientos y recuerdos. Un factor común entre los ciudadanos es el resurgir de la esperanza. Son varias las preocupaciones del ciudadano común pero las más importantes son seguridad, economía y empleo. Sin seguridad el trabajo es prácticamente imposible y los emprendedores se retiran. Si el comercio y la industria languidecen, todos padecemos. Hace falta una promoción conjunta, organizada y de proyección nacional, en que se comprometan Estado y Federación junto con nuestros municipios.

Y atacando los dos primeros puntos, el segundo es un efecto necesario pero para conservar y elevar las oportunidades de empleo hace falta ofertar capacitaciones en diversos campos como atención al cliente, expresión, idiomas, conocimientos técnicos, etc. Los tres próximos presidentes reciben esta antorcha de esperanza y todos esperamos que no la apaguen.