Creatividad
La creatividad es una cualidad necesaria para el avance de la ciencia y el arte. Para crear se necesita memoria e inteligencia, es decir, usar datos conocidos y unirlos de manera novedosa para resolver un problema. La educación tradicional enfatizaba la memorización y repetición pero desde hace años se fomenta la creatividad. La creatividad es original por definición. En varias profesiones se puede fracasar si no hay creatividad. Imagine un pintor, un escultor, un escritor sin creatividad….

Por otro lado, los cambios tan rápidos que vemos en todos los aspectos de la vida actual, permiten suponer que la creatividad explica el éxito de los países. Los inventores e investigadores se distinguen por buscar nuevos horizontes, nuevos caminos y nuevas formas de hacer las cosas. La computación avanza incontenible y abandona lo caduco no por elección propia sino porque de otra forma sería imposible funcionar. Un coche modelo 2015 se asemeja a uno del 2000 sólo en los materiales y vagamente en su forma pero su interior es radicalmente nuevo.

Un teléfono celular almacena tanta información como una computadora de escritorio hace 20 años. Muchas cosas se están gestando en estos momentos que pronto nos harán ver el presente como algo tremendamente anticuado. La economía, la política, la ecología y muchas otras actividades humanas están en crisis. Todos vemos y sufrimos los problemas pero sólo unos cuantos están cultivando las facultades necesarias para superar las crisis. Y esos cuantos seres humanos son los creativos. No todos ellos ofrecerán respuestas exitosas pero están trabajando.

Creo que todos, en cierta medida, somos creativos y podemos potenciar ese talento. La primera condición es cuestionar la situación actual: ¿por qué y para qué están así las cosas? ¿Es esta la mejor situación posible? ¿Hay razones y motivos que impidan mejorar las cosas? ¿Qué me toca hacer o es mejor no hacer nada? Si me decido por la acción o la inacción ¿cuál es la razón? ¿Siento que ayudo o, más bien, estorbo? Y si ayudo ¿a quién o a qué ayudo? Y si estorbo ¿a quién o a qué le estorbo?

Después de formular preguntas sobre la realidad, hay que imaginar alguna acción o probables soluciones. El tercer paso es poner comunicar a otros lo imaginado y, de preferencia, poner por escrito (o hacer un archivo en la computadora) lo imaginado. ¿Alguien más ha pensado o proyectado como yo? Si lo han hecho, debe haber una variante que se aplique a la situación local y, por tanto, hay trabajo que hacer.

La creatividad es una idea genial pero que exige trabajo y dedicación para hacerse realidad y beneficiar a los demás y al mismo creador. Nuestro México y nuestra región -en específico- necesitan soluciones novedosas e imaginativas. Muchas regiones textiles están proyectando y seguramente intentan quitar la porción del mercado que acude a nuestra región a comprar. ¿Estamos haciendo algo al respecto? Tanto la industria como el comercio y toda actividad humana necesitan de la creatividad para sostenerse. Si todos somos creativos, hay que potenciar esa característica. Los jóvenes tienen una tarea especial en este campo pero a todos nos compete.

Así como se habla de industria y comercio, la creatividad puede cambiar y mejorar la forma en que se hacen todas las cosas a nuestro alrededor. Es una tarea ilimitada.