Recorrido
El dólar está rompiendo una barrera: ahora 1 dólar equivale a 17 pesos. Los humoristas de Facebook ya están rediseñando los billetes de 20 pesos para que se asemejen a 1 dólar. El presentimiento popular augura un “desliz” continuo del peso contra el dólar.

El gobierno chino devaluó su moneda y se pronostica otra devaluación próxima. En la economía mundial los Estados Unidos se siguen fortaleciendo y por eso el dólar crece. ¿Qué puede pasar en México? Que eventualmente los valores mutuos se deberán ajustar pues el comercio entre México y Estados Unidos es muy grande. Para usted y para mí significa aumento de precios.

Donald Trump, inexplicablemente millonario, ha sido calificado de payaso por sus declaraciones excéntricas y estúpidas. El calificativo le queda corto suponiendo que el tipo es sincero en lo que dice pero todo indica que está gritando para que los graderíos de ignorantes le aplaudan; con eso nutren su popularidad y su posición de fuerza para eventualmente negociar alguna ventaja económica.

La política no la conoce ni en su significado más trivial. Lo que sí conoce es el manejo del dinero y de la demagogia para… hacer más dinero. En poco tiempo se quitará su careta de bufón, aclarará algunas de sus “hipnóticas” frases y se verá claro que todo era sólo un negocio. No vale la pena comentar nada más sobre este espécimen.

El presidente Peña Nieto explicó, a través de las redes sociales, el uso correcto de sus calcetines deportivos. Se tomó la molestia de “aclarar” –medio en broma- que el modelo usado estaba diseñado de forma que parecía que el talón quedaba al frente. La reacción de los adictos a las redes sociales fue negativa. Las redes sociales no son motivo de veneración ni del nivel más alto de credibilidad.

Son un foro multiforme, informal y casual que sirve de desahogo a millones de personas. Puede uno leer confesiones, compartir triunfos y fracasos, saborear platillos, ver fotos de lugares lejanos, atestiguar fiestas sencillas o faraónicas, desengaños y enamoramientos tempestuosos, etc. Es sólo un reflejo de la vida. Quizá el presidente lo acaba de comprobar.

Por supuesto que hay material muy positivo pero eso requiere cierta disciplina y un objetivo claro además de un espíritu investigador capaz de discernir la paja de lo que es realmente valioso. La mayoría encuentra en las redes sociales un rato de entretenimiento, comunicación son personas afines a sus intereses, música, imágenes, chistes… y miles de cosas más. Es por eso que numerosas personas no sueltan el celular porque no resisten estar “desconectados”.

La ironía es que estar “conectado” significa estar “desconectado” de los que están frente a mí. Eventualmente se llegará a un equilibrio.