Moroleón, Gto. Hace varias décadas, las familias esperaban con ilusión la llegada del padre o pariente que andaba en el Norte. Su llegada significaba regalos, sorpresas, fotos, etc. además de recursos frescos para algunas compras necesarias. Se organizaba una alegre reunión familiar. Los tiempos cambian y esta semana visitó la tierra de sus ancestros Roberto Sámano Zamudio, acompañado de su esposa Rosy Rosiles, para traer un regalo especial de alta tecnología.

Roberto y su familia residen en Sacramento, California. Sus tres hijos, Roberto, Paola y Camila han recibido su educación allá pero visitan con frecuencia Moroleón y Uriangato, es decir, siguen conectados con su mexicanidad pero se manejan con soltura en Estados Unidos. Como esta familia hay miles y miles en todo EU y cada una se esfuerza en prosperar. La imagen del mexicano carente de educación y enfocado solo en trabajos manuales, está siendo rebasada poco a poco.

Roberto, de 46 años y nacido en EU, trabajó en labores agrícolas de los 15 a los 23 años. Con Armando y Julio, sus dos hermanos, entraron a trabajar a una fábrica de páneles solares. Este trabajo es intelectualmente más demandante pero ellos respondieron exitosamente al reto. Además era menos fatigoso que el campo. Aprendieron mucho y llegó el momento en que decidieron independizarse. Su primer movimiento fue pedir a sus patrones les asignaran trabajos. Los patrones no aceptaron y los despidieron en el acto.

Un amigo alemán les propuso formar una nueva compañía: él les ayudaría. Así lo hicieron y no sólo trabajaron sino que se pusieron a estudiar. Esta combinación de ambición, experiencia, estudio y deseos de vencer los hizo dueños de Northern California Solar Solutions, con sede en Sacramento. Así con una trayectoria de más de 20 años de trabajo exitoso, Roberto y sus hermanos decidieron responder afirmativamente a una solicitud de apoyo del DIF Moroleón. La institución pedía celdas solares para abatir sus costos de energía eléctrica. Roberto, apoyado en su equipo y con operarios municipales, esta semana colocó 10 celdas solares que rendirán 2500 watts. Así no solo se economiza sino que no se contamina.

Las celdas solares son una cosa común en EU. Transforman la luz en energía eléctrica y esta es conservada en baterías que alimentan casas, fábricas, hospitales, tiendas, etc. En las autopistas californianas hay lugares de recarga eléctrica gratuita para autos eléctricos. Si en una casa hay calentador de gas y celdas solares, esa casa no consumirá energía contaminante. Esa es la meta para sanar y rehabilitar la naturaleza. Esta instalación en el DIF Moroleón es altamente simbólica pues apunta al futuro, a un futuro más limpio. ¡Gracias Northern California Solar Solutions!