Moroleón, Gto. El pasado 28 de marzo el Dr. Arturo Lara, ex rector de la Universidad de Guanajuato, asumió una nueva responsabilidad educativa: la presidencia de la Secretaría de Innovación, Ciencia y Educación Superior. En esta significativa ceremonia se resaltó la importancia del factor educativo en el desarrollo de los países. Guanajuato está luchando por abatir el índice de alumnos en el nivel medio superior (Prepa) y proyecta llegar al 80% de la población juvenil en un plazo de dos años.

En el nivel superior (universitario) la idea es sobrepasar la media nacional que es de 33% Y es precisamente en este punto en donde se pretende que la educación se vincule eficazmente con al sector productivo. Los otros eslabones de esta cadena son el gobierno y la sociedad, elementos que no sólo tienen voz sino protagonistas en este proyecto educativo. Si el sector académico investiga temas y problemas propuestos por el sector productivo (automotriz, agrícola, textil, comercio, turismo, servicios…), la labor de ambos producirá resultados positivos.

Esta nueva secretaría aligera la carga administrativa de la Secretaría de Educación estatal y será nexo con los demás sectores de nuestro Estado. Este esfuerzo es pionero en el escenario nacional y seguramente más estados seguirán con interés esta innovación. La nueva secretaría absorbe personal y funciones de una parte de la SEG, en un proceso gradual, pero a finales de año ya debe estar completamente configurada y con sus propias instalaciones. El gobernador manifestó su optimismo y a pesar de las limitaciones de presupuesto, se mostró convencido de que el proyecto fructificará. El objetivo final es transformar la educación haciéndola disponible a más personas, flexibilizando sistemas y modificando modelos. La experiencia y talentos del Doctor Arturo Lara y sus colaboradores son componentes cuya combinación pueden hacer del modelo educativo guanajuatense una especie de contingente de vanguardia.

Al preguntarle al nuevo secretario qué efectos prevé que tenga esta iniciativa en nuestra región que se distingue por su capacidad turística, industrial y comercial. Y contestó señalando que el estudio y la organización siempre ayudan a que las cosas se potencien. Se puede ayudar a los sectores de servicio para acercarlos a la profesionalización y certificación de sus actividades. Todos hemos disfrutado de lo que significa un servicio profesional en países o regiones con servicios turísticos profesionales y amigables.

En lo que toca al sector productivo, las ventajas son evidentes se puede contar con un contacto rápido y fácil para la solución de problemas conectados con maquinaria, aspectos químicos, diseño, procesos productivos, etc. En lo referente a comercio la relación sería también altamente provechosa: estudios de mercado, estrategias de penetración, diseño de campañas publicitarias, diseño de puntos de venta, estadísticas y proyecciones, etc.

De hecho el Doctor Arturo expresó sus deseos de dialogar con estos sectores: industrial, comercial y turístico que son propios de nuestra región. En su momento se hará todo lo necesario para que nuestra región se incorpore a esta tendencia de desarrollo que ya está en marcha en el llamado “corredor industrial” de nuestro Estado.