Connect with us

Columnistas

FILOSOFIANDO

Estaba preparándome para salir rumbo al centro cuando vi que el reloj marcaba quince minutos para las dos. Era tarde incluso para tomar un taxi. Me molesté conmigo misma por no haber calculado mis tiempos y luego de haberme relajado, decidí que hoy no me iba a maquillar, a pesar del terror que eso me causaba.

¿Por qué? ¿Desde cuándo me surgió la adicción por el maquillaje? ¿Fue por los tutoriales en youtube, los nuevos lanzamientos de mis marcas favoritas? ¿Fue porque yo quería usarlo para sentirme bonita o porque los demás me dijeron que tenía que hacerlo para ser bonita? Podrían ser todas o ninguna de esas razones, el punto es que ya era dependiente de ello. De esos productos que hacen que tus pestañas realcen tu mirada, de los correctores para disimular las ojeras del día anterior, de la base que ocultaba todas las imperfecciones y marcas que los años adolescentes me han ido dejando.

Sentía que el maquillaje era un must si quería salir a la calle, ir a una fiesta o incluso tomarme una selfie. Sentía que sin él, iban a verme como una chica desaliñada, descuidada de su imagen personal. Lo sentí y hasta cierto punto lo viví y no fue bonito. He ahí el por qué hice un pacto conmigo misma para pintarme los labios, así fuera muy sutil, cada que me fuera a exponer públicamente.

Así que cuando decidí salir de casa sin una pizca de polvo siquiera, me asusté. Cada que alguien me miraba, lo primero que pensaba era que me estaba juzgando la cara. Que decía en su mente “Esta se acaba de levantar” o algo por el estilo. Pero la única que estaba pensando eso era yo. Y la única que se juzgaba y salía perjudicada era yo.

Así que dejé mi rutina de maquillaje que tan religiosamente seguí durante los últimos años. Y da miedo. Y dan nervios. Y dan ansias. ¿Pero y qué? No tiene caso querer ocultar las imperfecciones (de cualquier tipo) todo el tiempo. Esta soy yo, lo más real que puedo ser. Y si uso rímel o mi labial favorito, quiero que sea por mí, porque se me antoja, no porque siento que es una obligación. Nos leemos en la próxima.

Por Sofía Ponce de León Tena

Comentarios

Comentarios

Continue Reading
You may also like...
Click para Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más de Columnistas

  • Columnistas

    SUPERAR PROBLEMAS

    By

    Algunas veces se piensa que la capacitación no es necesaria y que lo que uno sabe...

  • Columnistas

    “VEDA POLÍTICA“ ¿QUÉ ES?

    By

    Esta semana Impulso pudo platicar con el nuevo vocal ejecutivo de la Junta Distrital Ejecutiva del...

  • Columnistas

    EXPERIENCIA TERRORÍFICA

    By

    Gilberto Villagómez es un hombre de familia, dedicado a su trabajo. Nacido en Moroleón es conocido...

  • Columnistas

    IN MEMORIAM

    By

    Emilio Álvarez Guerrero Emilo Álvarez Guerrero nació en Uriangato hace más de 70 años. Aprendió el...

  • Columnistas

    Testimonios de vida

    By

    Por Marita Ayer sostuve una plática con la señora María Guadalupe Gutiérrez. Ella tiene 37 años...

  • Columnistas

    CURSOS DE CANAIVE EN VEMOG: EL BENEFICIO CRECE

    By

    Comunicadores de Impulso han visitado recientemente las instalaciones vanguardistas de VEMOG en el IECA y, en...

  • Columnistas

    FILOSOFIANDO

    By

    Por Sofía Ponce de León Tena Dicen que uno muere más rápido si no está probando...

  • Columnistas

    QUE SIEMPRE SÍ

    By

    El gobierno de Estados Unidos ofrecerá este año 15,000 visas temporales de trabajo adicionales. Las visas...

  • Columnistas

    MI OPINION

    By

    Por Lic. Miguel Cortés El pasado día 14 de julio se publicó en el Periódico Oficial...

  • Columnistas

    LO BUENO Y MALO DE TRUMP

    By

    En los primeros 6 meses de su presidencia, Donald Trump ha tenido numerosas fallas en su...

Lo mas visto

Galeria

ENMODA Primera edicion

By 20 julio, 2017
Enter ad code here
To Top