Siendo mediados de diciembre y estando a unos diez días de Navidad, me he puesto a pensar en por qué amamos tanto estas fechas (digo, una gran mayoría). ¿Acaso es el clima frío, que nos hace quedarnos en casa a ver películas que pasan en el canal cinco? Nah, eso lo hacemos incluso los viernes que se cancelan los planes. O quizás el periodo vacacional, aunque bueno, para unos es muy largo y para otros muy corto. O es el ambiente en las calles llenas de luces multicolor que te hace voltear a lugares donde generalmente no prestas atención.

Sin duda, es por una combinación de todo esto. Es momento de cerrar ciclos, queramos o no. De encuentros y reencuentros, de abrazos y lágrimas, pastorelas y ponche de frutas y sin lugar a dudas: intercambios. No puede faltar el amigo o compañero que organiza el convivio navideño y de paso, reparte papelitos con los nombres de todos, incluso los que nunca quieren participar. Hay tanto historias de terror como de risa y sorpresa en esto de los intercambios, porque literal es donde te das cuenta de quién sí te conoce y quién no.

Vi un divertido plano cartográfico de regalos en Pictoline donde había cuatro rubros posibles: a) Te conoce b) “Woow, lo amo” c) No te conoce y d) “Ah, no te hubieras molestado”, que van desde suéteres o ropa que no te gusta (a veces ni te queda), chocolates, tarjetas, hasta aquel libro que querías leer desde hace años. No importa si es en tu grupo de amigos, en el salón o en la oficina, tampoco si jamás has cruzado palabra con la persona que te toco. Está en tus manos dar algo muy bien -que no necesariamente es lo más caro o lo más nuevo- o lo más vago y alejado de los gustos de él/ella.

Pero ¡Hey! No permitamos que esa incertidumbre de los regalos nos deje un sabor amargo de boca, solo porque no salió como queríamos o planeábamos. Total, ¿te equivocaste al dar? Invítale un ponche o tamales a esa persona. ¿Se equivocaron contigo? Invítate un ponche, porque el buen ponche en estas fechas lo arregla todo. Como recordatorio semanal: No regalemos pensando en lo que vamos a recibir, sino en lo que nos nace del corazón. Nos leemos en la próxima y envíenme sus comentarios sobre estas fechas de fiesta a www.sofindie.com