Connect with us

Hablar en público, una habilidad subestimada

Columnistas

Hablar en público, una habilidad subestimada

“El que tiene la verdad en su corazón no debe temer jamás que a su lengua le falte fuerza de persuasión”. John Ruskin, escritor, crítico de arte, sociólogo, artista y reformador social británico

Tendría yo unos 17 o 18 años, cursaba la preparatoria en la Universidad La Salle en la Ciudad de México, éramos poco más de 40 alumnos en el salón y el maestro de oratoria, un militar bajito de voz chillona, había decidido que pasaríamos al estrado por turnos en orden alfabético; la clase se impartía una vez por semana y daba tiempo para que pasaran unos 5 o 6 alumnos, comenzando mi apellido con H quedaba a media tabla y calculaba que me tocaría en unas 3 o 4 semanas.

Conforme se fue acercando la fatídica fecha mi nivel de ansiedad fue creciendo a niveles insospechados; se volvió para mí una obsesión en que prácticamente mi único pensamiento era ese día que se acercaba de manera inexorable y me veía haciendo un ridículo de proporciones épicas.

Esa clase cobró para mí un interés inusitado; fueron desfilando uno a uno mis compañeros; hubo de todo: los que olvidaban su discurso después de repetir 3 veces la primera frase, los que recitaban mirando al techo y bailando nerviosamente, los que se bajaban sin haber podido articular palabra, otros más que a duras penas terminaban su presentación monotónica con ademanes acartonados.

Por más que me repetía que cualquier inepto podría superar sin dificultad esas bochornosas actuaciones, no había remedio capaz de calmar mis nervios. Antes de mí había pasado Heredia, un compañero que sin esforzarse sacaba dieces en todo; se le ocurrió hablar mal del PAN y de sus fundadores, habló claro, sin nervios, lo que me pareció una pedante seguridad.

Mi padre tenía fama de buen orador y le conté de mi apuro y lo que había dicho Heredia ese día pidiéndole consejo; me dio datos de los inicios del partido y de sus fundadores así como argumentos para rebatirlo; eso hizo un cambio importante pues llegué preparado, con la seguridad que me infundía la información de mi padre… Llegó finalmente el día y el momento, ya no había marcha atrás. El maestro leyó mi apellido y, muerto de miedo, pasé a lo que para mí era el patíbulo como último orador. En un silencioso eterno miré a los ojos a mi auditorio, tome una bocanada de aire, me armé de valor y empecé mi defensa; el solo hecho de hablar hizo que mis miedos pasaran a un segundo plano, no solo dije lo que traía preparado sino que, ya encarrilado con las ideas, me sorprendí al final subiendo la voz y levantando mis brazos en ademán desafiante. En ese instante sonó la campana de salida, mis compañeros se pararon y me aplaudieron mientras el maestro me miraba con una sonrisa aprobatoria.

Es probable que más de uno de quienes están leyendo estas líneas hayan pasado alguna vez por una circunstancia similar. Es ahora que me doy cuenta que hablar en público no tiene porqué ser así de terrible; la palabra es un don maravilloso y debiera ser una habilidad natural como caminar o practicar alguna disciplina deportiva; una competencia básica que debiéramos utilizar con una destreza similar a la que tenemos con nuestros teléfonos inteligentes y computadoras o cualquiera de nuestras aficiones.

La palabra hablada es una fuerza sumamente poderosa que nos puede desnudar delatando nuestras dudas y debilidades o enriquecer nuestras convicciones moviendo a la acción; es a través de ella que compartimos nuestros proyectos y convencemos a los demás de que son posibles; así es como comunicamos nuestros sueños, externamos nuestros sentimientos, compartimos nuestros ideales o reclamamos nuestros derechos.

Por desgracia los mexicanos hemos vivido una historia que nos ha enseñado más a escuchar que a hablar, más a obedecer que a dirigir, más a aceptar que a proponer, más a callar que a reclamar, más a guardar que a compartir. Es tiempo de voltear a ver a los niños y proponerles desde temprana edad, en la escuela y en la casa, ejercicios que les permitan desarrollar estas habilidades indispensables.

En Sofut, proyecto que traemos los empresarios de los Pueblos del Rincón para la atención preventiva a la infancia, hemos propuesto que después de cada sesión de futbol, se sienten los niños en círculo y cada uno de ellos tome la voz para presentarse, comentar los incidentes del día o platicarle a sus compañeros sobre un tema en particular, es así como entre risas y aplausos se irán familiarizando con esta fundamental habilidad que sabemos les ayudará a ser mejores personas y construir una mejor nación.

Por Ing. Javier Hinojosa
Consejero de Iplaneg

Comentarios

Comentarios

Continue Reading
You may also like...
Click para Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más de Columnistas

  • Columnistas

    SUPERAR PROBLEMAS

    By

    Algunas veces se piensa que la capacitación no es necesaria y que lo que uno sabe...

  • Columnistas

    “VEDA POLÍTICA“ ¿QUÉ ES?

    By

    Esta semana Impulso pudo platicar con el nuevo vocal ejecutivo de la Junta Distrital Ejecutiva del...

  • Columnistas

    EXPERIENCIA TERRORÍFICA

    By

    Gilberto Villagómez es un hombre de familia, dedicado a su trabajo. Nacido en Moroleón es conocido...

  • Columnistas

    IN MEMORIAM

    By

    Emilio Álvarez Guerrero Emilo Álvarez Guerrero nació en Uriangato hace más de 70 años. Aprendió el...

  • Columnistas

    Testimonios de vida

    By

    Por Marita Ayer sostuve una plática con la señora María Guadalupe Gutiérrez. Ella tiene 37 años...

  • Columnistas

    CURSOS DE CANAIVE EN VEMOG: EL BENEFICIO CRECE

    By

    Comunicadores de Impulso han visitado recientemente las instalaciones vanguardistas de VEMOG en el IECA y, en...

  • Columnistas

    FILOSOFIANDO

    By

    Por Sofía Ponce de León Tena Dicen que uno muere más rápido si no está probando...

  • Columnistas

    QUE SIEMPRE SÍ

    By

    El gobierno de Estados Unidos ofrecerá este año 15,000 visas temporales de trabajo adicionales. Las visas...

  • Columnistas

    MI OPINION

    By

    Por Lic. Miguel Cortés El pasado día 14 de julio se publicó en el Periódico Oficial...

  • Columnistas

    LO BUENO Y MALO DE TRUMP

    By

    En los primeros 6 meses de su presidencia, Donald Trump ha tenido numerosas fallas en su...

Lo mas visto

Galeria

ENMODA Primera edicion

By 20 julio, 2017
Enter ad code here
To Top