Uriangato, Gto. Debido a las obras viales en la zona centro de esta ciudad los agentes de Tránsito están más ocupados. Su ocupación da lugar a conflictos porque deben recordar a los conductores las reglas. Un autobús circulaba por la Colón y debía dar vuelta a la izquierda en la 5 de Mayo. No pudo hacerlo: un coche estacionado casi en la esquina lo impedía. Finalmente llegó el dueño y después de un breve encuentro verbal, todo quedó solucionado.

Otros dos agentes, mientras tanto, quitaban las placas de algunos automóviles estacionados casi en la esquina. Los agentes explicaron que el límite es estacionarse a 15 metros de la esquina y por eso hacían la infracción. Dejaron la boleta debajo de la plumilla del cristal delantero. Dijeron que la multa no era costosa si se pagaba prontamente.

Sobre esa misma calle, 5 de Mayo, había varios lugares “apartados” con sillas, marcos metálicos, tabiques o una moto en diagonal, etc. Al preguntarle a los agentes sobre ese hecho, dijeron que lo que a ellos les toca es reportar esa acción indebida y Reglamentos sanciona al vecino que incurra en esa práctica.