Debido a que la hipertensión arterial puede provocar varios padecimientos, hasta la muerte, es importante evitar los factores de riesgo que la desencadenan y acudir a revisiones periódicas, ya que es posible que no ocasione síntoma alguno.

La hipertensión arterial es una enfermedad crónica con causas múltiples, se caracteriza por una elevación permanente de las cifras de la presión sanguínea por arriba de 140/90. La presión arterial es la fuerza con la que el corazón bombea la sangre.

“Actualmente, la Encuesta Nacional de Salud señala un 31% de la población con diagnóstico de hipertensión arterial, de este total se ha observado que se presenta en pacientes con obesidad y diabetes mellitus”, dijo la jefa de Departamento Clínico de la Unidad de Medicina Familiar No. 56, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) doctora Martha Beatriz Castro Mora.

De los pacientes con hipertensión, el 73% tiene tratamiento farmacológico, el resto lleva el padecimiento sin tratamiento. Esta enfermedad es precursora de otras enfermedades y por sí sola puede causar la muerte.

Entre las enfermedades a las que puede abrir camino la hipertensión arterial se encuentran: enfermedad cerebro-vascular, infarto al miocardio, insuficiencia cardiaca, insuficiencia renal y enfermedades arteriales periféricas; por lo que es de vital importancia el control de este padecimiento. Los factores de riesgo asociados son el sobrepeso y la obesidad, por lo que es recomendable la alimentación saludable a través de frutas y verduras, reducir el consumo de sal, realizar alguna actividad física, evitar el consumo de tabaco y disminuir el consumo de alcohol.