Connect with us

HISTORIA DE UNA GLORIETA IMPROVISADA (II parte)

Columnistas

HISTORIA DE UNA GLORIETA IMPROVISADA (II parte)

Por Ing. Javier Hinojosa
Presidente del Iplaneg

“Cuando vi la glorieta de conos creí que alguien había revirado e iban a quitar los semáforos, o que estaban haciendo una prueba para ver si ponían esa glorieta. Me iba a bajar para felicitar a quién se le había ocurrido y decirles que esa era la mejor solución. Pero ayer que volví a ver los semáforos funcionando no se sí lo que me entró fue tristeza, enojo o simplemente frustración.”
Conductor rinconense.

A raíz de la publicación del artículo sobre la glorieta improvisada en un crucero, en los pueblos del Rincón, recibí muchos correos y comentarios. Ahora me doy cuenta que lo que aquí sucede ocurre en todas las ciudades del estado, y del país, y me hace ver que esto de las glorietas y los semáforos es un tema que cala hondo en los sentimientos ciudadanos, no solo de automovilistas sino de motociclistas, peatones, ciclistas y usuarios del transporte público. Me compartieron ejemplos de glorietas que funcionan desde que se instalaron hace muchos años y otras que perecieron dando paso a la instalación de los semáforos, así como de cruceros en los que sembraron semáforos innecesarios producto de estudios de las mismas empresas que los venden!

Regreso a la “normalidad”.
Para tristeza, enojo y frustración de todos, los semáforos regresaron al crucero y con ellos regresó la “normalidad” de las filas de autos parados en las cuatro esquinas; la “normalidad” de los numerosos ambulantes que, al no haber carros parados durante la efímera vida de la glorieta improvisada, ya se habían ido a otros cruceros a ejercer su oficio: el vendedor de las aguas de coco con todo y su puesto sobre el camellón, el joven de las semillas y la chava de los garapiñados, los migrantes hondureños que viajan en la bestia y hacen su escala en la ciudad para re-abastecerse, el limpia-vidrios que te dispara -sin preguntar- el chorro de agua con jabón sobre el parabrisas o pasa el trapo sobre la carrocería; el malabarista y el traga-fuego, el lisiado que muestra su extremidad llagada o amputada; la señora que exhibe la ajada receta o la jovencita con el bebé en brazos, los niños que piden limosna y vendedores de cualquier cosa que te puedas imaginar.

En el caso del crucero del tejedor les comento que es tan largo el tiempo de espera que da incluso para el divertido espectáculo de un señor vestido de vaquero con una grotesca cabalgadura de peluche sujeta a su cintura sobre la que cuelgan a horcajadas unos pantalones con zapatos a manera de piernas y quien, con grabadora y todo, hace piruetas ecuestres entre la fila de autos, que la gente le premia con sonrisas y monedas.

Los conductores no somos tontos.
Decía mi padre cuando me enseñó a manejar y veía lo nervioso que estaba sintiendo que todos los autos de la ciudad de México se me venían encima: “acuérdate Javier que nadie te quiere pegar y nadie quiere que le peguen”.

Un semáforo presupone que la gente no tiene la capacidad para tomar la decisión de dar o no el paso, esperar su turno y respetar a quien lo tiene. Hace varias administraciones se sustituyeron los semáforos en los cruceros de las calles céntricas de la ciudad por señales de uno y uno, una medida que tuvo un efecto positivo instantáneo, la población de inmediato entendió y adoptó la regla creándose una nueva cultura vial, que prevalece hasta la fecha, en la que los autos se detienen y pasan o dan el paso dependiendo de quien llega primero al crucero dando como resultado el fin de los congestionamientos. Lo mismo sucede en las glorietas.

Un norteamericano me decía que no podía manejar en México porque en su país se había acostumbrado a manejar rápido y sin obstáculos, siendo que un conductor debe estar siempre despierto y alerta a lo que le rodea; es con pasos peatonales, semáforos y puentes elevados que se cancela esta atención para que puedan conducir en piloto automático con un mínimo de distracciones a costa de todos los demás.
La comunicación con las autoridades

Lo que concluyo de la segunda parte de esta historia es que no sabemos, como ciudadanos, hablar y comunicarnos con las autoridades o no conocemos ni transitamos los escasos caminos para entablar el diálogo con ellas. Pareciera que las autoridades fueron las únicas que no se dieron cuenta de las bondades de la improvisación; nos frustramos y nos quedamos esperando…. a ver si, ahora sí, ellas también se dan cuenta de lo que todos presenciamos y hace el cambio que todos vimos que era benéfico.

Debemos entender los tiempos que vivimos y encontrar una mejor forma de comunicarnos con las autoridades; debemos encontrar mecanismos que nos permitan interactuar con fluidez, sin obstrucciones, congestionamientos o daños, como lo hicimos estos 10 días los conductores en los pueblos del Rincón a través de la magia de esta glorieta improvisada.

Comentarios

Comentarios

Continue Reading
You may also like...
Click para Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más de Columnistas

  • Columnistas

    QUE SIEMPRE SÍ

    By

    El gobierno de Estados Unidos ofrecerá este año 15,000 visas temporales de trabajo adicionales. Las visas...

  • Columnistas

    MI OPINION

    By

    Por Lic. Miguel Cortés El pasado día 14 de julio se publicó en el Periódico Oficial...

  • Columnistas

    LO BUENO Y MALO DE TRUMP

    By

    En los primeros 6 meses de su presidencia, Donald Trump ha tenido numerosas fallas en su...

  • Columnistas

    RENUEVAN MESA DIRECTIVA EN ROTARY

    By

    El pasado sábado, 8 de julio, en conocido salón se reunió el Club Rotario Moroleón acompañado...

  • Columnistas

    FILOSOFIANDO

    By

    Por Sofía Ponce de León Tena Estimado lector de Impulso y Filosofiando: te debo una disculpa....

  • Columnistas

    E D I T O R I A L

    By

    Graduación. Este mes señala la graduación para muchos estudiantes. En realidad jamás se deja de estudiar...

  • Columnistas

    E D I T O R I A L

    By

    Facilidades. En una rueda de prensa, de la semana pasada, se presentó el evento ENMODA que...

  • Columnistas

    ¿NO TIENES TÍTULO? INTENTA ESTO

    By

    Aunque un título no asegura una estabilidad financiera, existe una verdad innegable en la que las...

  • Columnistas

    E D I T O R I A L

    By

    Reelección Desde hace años se venía proponiendo la reelección como una manera de prolongar el mandato...

  • Columnistas

    HABLANDO DEL INCENDIO

    By

    El pasado 11 de Abril de 2017, el cerro de Los Amoles sufrió un fuerte incendio...

Lo mas visto

Galeria

ENMODA Primera edicion

By 20 Julio, 2017
Enter ad code here
To Top