Moroleón, Gto.- Demostrando su amor y fe al Señor de Esquipulitas, el pueblo entero salió a las calles a acompañar a la bendita imagen en la procesión número 75.

El último día de peregrinaciones tocó el turno a los hijos ausentes de Moroleón y el obispo auxiliar de Morelia Carlos Suárez presidió la misa, además estuvieron los padres de la parroquia de san Juan Bautista, el padre Carlos quien es oriundo de Moroleón y el padre Vicente vicario de la parroquia del señor de la Clemencia.

“Son 75 años, abriendo el corazón y conociendo lo que él espera de nosotros, este día es muy importante para nuestra familia de Moroleón, gracias a todos los grupos de la parroquia, edecanes, a los coros, pues cada uno de nosotros tenemos un lugar en esta celebración, recorramos la peregrinación con fe y docilidad y dejémonos guiar por el Señor”, expresó el párroco Vicente Flores, antes de comenzar la peregrinación.

Este año en los descansos se habló de los misterios luminosos, en el primero fue el bautismo del señor y dio el mensaje el padre Baltazar Rodríguez; el segundo descanso fue la revelación de Jesús en las bodas de Caná y el padre que dio una reflexión fue Francisco Javier Eliuth; el tercero fue el anuncio del reino del dios y la conversión y habló el P. Miguel Martínez, el cuarto descanso fue la trasfiguración del señor y el padre Salomón Rodríguez ofreció unas palabras; en el quinto descanso el señor cura Vicente Flores, habló de la institución de la eucaristía.

La imagen realizó el recorrido habitual y llegó a la una de la mañana a la iglesia acompañada de miles de fieles que portaban su vela encendida, para posteriormente realizar la quema de un castillo; el ascendimiento de la imagen se realizó a las 7 de la noche el 1° de febrero.