Moroleón, Gto. El Padre Efraín Gutiérrez O.S.A., tiene a su cargo la Casa Hipona que a finales de este año cumple 25 años de haber sido inaugurada. Por una afortunada coincidencia él fue el primer sacerdote que tuvo a su cargo esa institución y ahora le toca celebrar este significativo aniversario.

En una breve entrevista, salpicada con sus comentarios humorísticos, nos cuenta que el primer usuario de las flamantes instalaciones de Casa Hipona fue el Padre Luis Gaitán con su grupo de scouts que disfrutaron de un retiro delicioso. Miles de personas –matrimonios, universitarios, profesionistas- la han seguido usando continuamente durante todos estos años. Por su ubicación y disposición es una invitación al encuentro con Dios, con la naturaleza y con uno mismo.

Sus 40 recámaras amuebladas, jardines, comedor y aulas han servido a estudiantes, familias y creyentes a renovar su trayectoria personal y, con este fin, vienen usuarios desde ciudades lejanas y cercanas. Hipona fue una ciudad de la que fue obispo San Agustín. Los padres agustinos de la provincia de Michoacán decidieron construir esta casa con el apoyo de familias moroleonesas y de la región. El objetivo fue fundar un oasis para las familias de nuestra zona.

La finalidad básica fue un reconocimiento de gratitud por tantas vocaciones agustina que ha dado esta zona y que han iluminado con su trabajo pastoral las iglesias a donde se les asignó. Por otro lado, y particularmente en el caso de Moroleón, el Padre Quintana, agustino, fue el fundador de la ciudad e incluso realizó el trazo original del centro. Sin embargo, su labor más valiosa y duradera fue el espíritu que infundió en los primeros pobladores. Este espíritu sigue vivo y el Padre Efraín lo resume así “una cultura de esfuerzo continuo y una sana ambición de crecer”.

Tanto ha aportado nuestra zona a los agustinos como varios de ellos han aportado a nuestra zona. Como un homenaje de gratitud el Padre Efraín y sus colaboradores están organizando un festival con eventos culturales, musicales, artísticos y litúrgicos para inicios del mes de noviembre (2 al 6).

Habrá conferencias, conciertos, concursos, recitales que tendrán lugar en Casa Hipona y en el jardín principal de Moroleón. Vienen un conferencista europeo, un coro, tenores y sopranos de Bellas Artes. Un doctor en filosofía dictará conferencia magistral al igual que un talento local. Esta ofrenda de gratitud permitirá una grata convivencia a la vez que disfrutar manifestaciones culturales de alto nivel.

Queridos lectores de Impulso, estén pendientes de mayores detalles en próximas ediciones.