Uriangato, Gto.- En una amena charla en los portales de Uriangato, Óscar Rojas y Marco Antonio Escárrega conversan animadamente de beisbol que es su pasión. Los acompaña Carlos Serrato de Deportes, del municipio de Uriangato. Recientemente, en el Campeonato Panamericano sub-18 de beisbol, celebrado en Monterrey, Óscar se llevó carretadas de aplausos de la afición al derrotar 2-1 al equipo de los Estados Unidos que iba invicto hasta ese momento.

Posteriormente derrotó a Cuba y obtuvo la medalla de oro y Cuba se quedó con la de plata. México derrotó en seguida a Nicaragua y conquistó la medalla de bronce: estos cuatro equipos, junto con Canadá, representarán a América en la Copa Mundial 2017 a celebrarse en Canadá.

Con gran sencillez Óscar comenta que empezó a jugar beis desde hace 11 años y sus entrenador lo acompaña desde hace seis. Ha jugado con Guerreros de Oaxaca que pertenece a la Liga Mexicana de Beisbol, pero a sus 17 años se puede decir que el juego apenas comienza. Y con la velocidad de su lanzamiento, 92 millas, el futuro luce promisorio. Su primer intento como pitcher fue cuando el titular del equipo infantil no pudo lanzar y lo llamaron a él. Desde entonces esa ha sido su posición.

“Lo que distingue a un ganador no es el talento sino la perseverancia”, dice el entrenador Marco porque talento natural hay a raudales, pero la disciplina escasea. Y Óscar, además de talento natural tiene disciplina así que con toda seguridad estaremos oyendo mucho más de él. Marco tiene una academia local de beisbol y su hijo, Cristopher, está tan dotado como Óscar. Ambos son muy buenos amigos y los más probable es que esta dupla genere legítimos motivos de orgullo para Uriangato y la región.