Moroleón, Gto. Unas diez personas portando pancartas protestaban por los altísimos honorarios que cobran los abogados dedicados a la cobranza de adeudos. Consideran que las deudas se pueden pagar sin la intervención de los abogados y pusieron un ejemplo: si yo debo siete mil pesos, los honorarios del abogado pueden ser hasta de ocho mil “con lo que el adeudo prácticamente se duplica. Esto lo califican de injusto.

La protesta va dirigida contra las cajas populares y las financieras que prestan dinero y contratan abogados para forzar el pago. Es comprensible esta reacción, según los afectados, pero comentan que debería hacerse de acuerdo al sentido común pues vienen abogados de Guanajuato o León a cobrar deudas contraídas en Moroleón, Uriangato y Yuriria. Naturalmente los viáticos y honorarios crecen desmesuradamente.

Una organización social, la UCOPI-FREDEPAC con sede en Irapuato, agrupa a las personas afectadas por las deudas contraídas. La agrupación trata de negociar el pago justo y en muchas ocasiones lo han logrado. Los manifestantes informaron que dejan su trabajo o su hogar para hacer patente su protesta en los ratos que tienen libres. No son profesionales de la protesta, reconocen su deuda y están dispuestos a pagar de manera justa y razonable.