Moroleón, Gto. El lunes 20 de junio, en el Centro de Convenciones de Moroleón, se reunieron más de 150 socios de Plaza Textil Metropolitana. Como no hubo quórum, la reunión sirvió para explorar posibilidades sobre la construcción de este proyecto. El gobierno federal ha prometido apoyar este proyecto con 60 millones. El proyecto se realizó con una aportación oficial pero la adquisición del terreno es responsabilidad de los socios que también deberán aportar la diferencia si es que la construcción de las instalaciones va más allá de lo planeado.

Y efectivamente es tarde se informó que el costo era el doble de lo esperado por ello las aportaciones crecerían. Hubo desacuerdos y propuestas alternativas pero finalmente se acordó convocar otra reunión para analizar proyectos alternativos y reducir costos. Esta asamblea tendrá lugar esta misma semana y se espera una asistencia total para poder generar acuerdos valederos.

Hay varios puntos positivos en este proyecto: el gobierno federal prometió ayudar y esa promesa no puede quedar en el aire. Otras plazas se están modernizando gracias al trabajo conjunto y nuestras comunidades se quedarían atrás al no avanzar. Y se puede avanzar porque se cumple la condición primera: estar unidos. Y en este proyecto, industriales de Moroleón y Uriangato están trabajando juntos y son más de 350.

Un sencillo cálculo permite ver otra gran ventaja: cada socio será propietario de su espacio. La aportación no es una renta, es una compra de un terreno céntrico. Las rentas en esta zona son caras y a veces se pide pagarlas por adelantado. Si se comparan las medidas de cada local de este proyecto con las medidas actuales de locales de esta zona y se compara el precio de ambas posibilidades, la conclusión parece fácil.

En todo caso toca a los socios analizar y, finalmente, decidir qué es lo mejor para el grupo. Por demás está señalar que es una oportunidad de poner nuestro comercio en otro nivel y esto solo es posible cuando se da la concurrencia entre autoridad e iniciativa privada. Ambos actores tienen el mismo objetivo ahora solo hay que trabajar en el diálogo y las posibilidades reales aunque apuntando hacia el futuro.