Moroleón, Gto. Conversando con el Dr. Juan Jesús Martínez García, Jefe de la Jurisdicción V de la Secretaría de Salud de Guanajuato y con la Dra. Paola G. Reyes Ortega, directora del Hospital Comunitario de Moroleón, se pudo ver que los pacientes debemos saber más sobre cómo funciona nuestro sistema de salud.

Un CAISES atiende casos menores y hasta cierto punto cotidianos. Siempre habrá un doctor que reciba y diagnostique al paciente. Si lo considera necesario, lo envía a un hospital que pueda resolver su padecimiento.

En el siguiente nivel está el hospital comunitario. Allí se reciben urgencias las 24 horas todos los días. Las instancias de apoyo, como Cruz Roja, saben que es allí a donde deben llevar a los accidentados. Además el Comunitario también atiende de manera preferente a embarazadas y niños. Los pacientes con dolencias menores también son atendidos pero tienen prioridad las embarazadas y los niños. En Urgencias se debe decidir sobre los casos más urgentes y son ésos los que se atienden primero.

Los casos más complicados (operaciones, por ejemplo) se pueden resolver en el Hospital Regional de Uriangato o, si es necesario, se envían a Especialidades en León. El personal médico y de Trabajo Social, hacen su mejor esfuerzo por atender pero la carga de trabajo puede ser difícil. De cualquier forma, si hay maltrato o negligencia, hay instancias a las que se puede acudir. La orden es que nadie se vaya sin ser atendido.

Un punto especialmente delicado es el relacionado con las motos. Tan solo en el Comunitario de Moroleón se recibe a cuatro o más accidentados diariamente. De las 7 p.m. hasta la madrugada son las horas más peligrosas. Los motivos pueden ser falta de luz en la moto, maniobras imprudentes, conducir alcoholizado, etc. Algunas veces los accidentados quedan incapacitados de por vida por las lesiones craneales o pérdida de miembros. Si usted maneja moto, hágalo con suma precaución. Un acelerón, un descuido (usar el celular), o el alcohol pueden cambiar su vida para peor.