Por Lic. J. Miguel Cortés Lara

En el Sistema de Justicia Penal Mexicano fue muy frecuente el uso de testimonios falsos para sostener la acusación en contra de alguna persona y mantenerla en prisión. Con el apoyo en el dicho de falsos testigos se llegaron a dictar muchas sentencias condenatorias, lo que representa una de las grandes tragedias del sistema mexicano.

Los testimonios falsos sirvieron lo mismo para deshacerse de opositores políticos que para combatir activistas y luchadores sociales, así como para mantener en prisión a personas que siendo acusadas de haber cometido algún ilícito, el aparato oficial demostró incapacidad para llevar a cabo una buena investigación que descubriera pruebas en su contra, por lo que se recurrió al fácil expediente de fabricar testigos. También sirvió para encarcelar a políticos caídos de la gracia de los poderosos en turno. Todo ello construyó una negra historia de injusticias y arbitrariedades.

La historia comenzó a cambiar en el año 2006 cuando el Tercer Tribunal Colegiado en Materias Penal y Administrativa del Quinto Circuito aprobó la Jurisprudencia con número de Registro 173980 en la que afirmó que cuando los testigos de cargo proporcionan datos falsos de su identidad o localización su dicho se reduce a un “indicio verosímil”, es decir, con mínima probabilidad de certeza, insuficiente para sostener una sentencia condenatoria cuando no se encontraba corroborado con otro medio de prueba.

Insuficiente aún la mencionada jurisprudencia, pero un avance del sistema penal mexicano, que casi de inmediato reaccionó en voz del Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Tercer Circuito quien en el mismo año aprobó la Tesis Aislada con número de Registro 175137 en la que afirma que cuando los Careos Constitucionales no se celebran porque los testigos de cargo proporcionaron datos falsos de su identidad y localización debe negársele valor probatorio a su dicho. Mejor, pero aún insuficiente para una auténtica cultura de legalidad y de Estado de Derecho.

Con un nuevo Marco Constitucional a partir de 2008, el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Segundo Circuito aprobó una Tesis Aislada que viene a dar esperanzas de que se avanza en el sentido correcto al relacionar el tema con la incomparecencia injustificada al juicio, de quienes declaran en contra del acusado, ordenando que su declaración no deba tomarse en cuenta al dictarse la sentencia y deba excluirse del proceso. Esa Tesis se publicó el viernes 29 de mayo de 2015, a las 9:40 horas con el número de registro 2009275.

Si bien se trata de una Tesis Aislada, los Abogados Defensores podemos invocarla en los casos en que se ajuste al supuesto de la Tesis, pero lo importante es que se avanza en la destrucción de un sistema que al cobijo de un marco normativo injusto, cometió grandes injusticias y se avanza también en la construcción de un sistema más respetuoso de la justicia y de la verdad.