Moroleón, Gto. La tarde ayer el senador Fernando Torres Graciano visitó Moroleón con el fin de entrevistarse con lideratos de la región. A la invitación respondieron líderes juveniles y empresariales con los que mantuvo animada charla. Sin embargo dedicó unos minutos para hablar de sus aspiraciones políticas. Afirma que le gustaría ser gobernador pero basado en su amplia y variada experiencia política, está a la espera de que los organismos directivos de su partido (PAN) expongan las reglas, tiempos y requisitos para competir. Esto puede ocurrir en septiembre próximo.

El caso es más urgente dado que ahora es posible, en Guanajuato, la reelección de diputados locales, presidentes municipales y regidores. Considera que la situación actual del estado pide soluciones novedosas. La llegada de tanta industria extranjera demanda crecimiento de infraestructura, servicios y seguridad. Ha crecido la oferta de empleos pero aún hay espacios amplios para mejorar especialmente en las regiones más lejanas de este boom industrial. Y en esta categoría entra nuestra región, poblada de miles de microempresas, que necesita de más apoyo y acompañamiento oficial.
A final de cuentas los ingresos y empleos creados por estas miniempresas representan recursos que se quedan en la región y las personas no tienen que abandonar su municipio para aventurarse en ciudades lejanas. Esto ayuda a la estabilidad familiar, además. Durante semanas se ha estado entrevistando con lideratos locales para palpar el sentir de la gente y, a grandes líneas, hay notables coincidencias. En la cuestión tan urgente de seguridad él propone la presencia temporal del ejército que debe proteger a sus elementos con normas claras y vigilar porque no se vulneren los derechos humanos de nadie.

La salida progresiva del ejército será posible cuando se cuente con elementos policíacos bien preparados y capacitados para enfrentar su misión. En un sistema mixto el municipio aceptaría la responsabilidad sobre las fuerzas del orden pero la reglamentación y normas dependerían del Estado. Si el edil no cumple con su cometido, se le quita el apoyo y el estado toma una total responsabilidad. La idea es que se vaya implementando un proceso de capacitación y mejoramiento para que los policías estén certificados en todo el territorio estatal. Gasta entonces es necesario el apoyo del ejército.

El senador ha sido directivo partidista, local y estatal, diputado local y federal y ahora senador. Esta experiencia y su interés en contactarse permanentemente con la gente hacen que suene lógica su aspiración. Después de esta pequeña charla lo dejamos ocupado con varias personas que deseaban comunicarse con él.