Moroleón, Gto. La elección de Donald Trump como el próximo presidente de los Estrados Unidos ha generado múltiples reacciones. Las más emocionales fueron al día siguiente, miércoles, pero al pasar de los días cierta serenidad se ha ido imponiendo. De cualquier forma, Impulso entrevistó a varias personas en la calle, en el trabajo o en le oficina para saber su opinión.

Un contador dijo: los estadunidenses tienen el más alto nivel de vida en toda América y, a pesar de eso, consideran a los extranjeros como competencia y por eso los rechazan. Eso es incomprensible humanitariamente hablando. Trump es el portavoz de ese miedo.” Un estudiante dijo: “los gringos votaron y no saben el alacrán que eligieron; quizá sean ellos mismos los primeros a los que pique…aunque puede molestar a los paisanos”.

Un sacerdote dijo: este señor (Trump) ha ofendido a casi todo mundo; es extraño que las mujeres lo hayan preferido por encima de Hillary. Nuestros paisanos son gente de paz y enfrentarán el problema pero sobre los musulmanes no estoy tan seguro. Ellos han demostrado que cuando algo les molesta toman acciones radicales. Ojalá no pase nada”.

Un maestro dijo: “es hora de que volvamos los ojos hacia las fuerzas y posibilidades de nuestro país. Es evidente que no nos quieren allá (EUA), así que hay que aprovechar lo que tenemos: nuestra gente y recursos”.

Un trabajador expresó su gran preocupación por sus familiares y consideró que: “ojalá Trump piense mejor las cosas y gobierne de otra forma a lo que dijo en campaña. Los patrones de los mexicanos no van a estar conformes con que este señor los quiera echar para afuera”. Un vendedor dijo: “con esto los productos gringos van a estar fuera del alcance de mucha gente así que tendremos que consumir más cosas locales y eso, de laguna manera, nos va a hacer bien”.

El presidente de Moroleón, Jorge Ortiz, dijo: “el pueblo estadunidense ha votado y elegido a su próximo presidente. A nosotros nos toca preocuparnos y trabajar por México. Tenemos mucho trabajo que hacer y nuestros paisanos no tienen nada que temer pues una cosa son las palabras de campaña y otra llevar la tarea de gobernar día a día. Hay contrapesos y él deberá gobernar con eso, así que no habrá mano libre como se podría pensar. En todo caso tenemos que poner a trabajar nuestras potencialidades y perfeccionarlas”.

Carlos Guzmán, Tanao, presidente de Uriangato dijo: “Estados Unidos es una democracia y los políticos allá son profesionales y la gente los vigila. No todos los republicanos están de acuerdo con lo que ha dicho Trump así que tendrá que negociar y modificar sus planteamientos. Además, hay muchos organismos humanitarios y de acción política que defienden a los trabajadores foráneos. Hay que tener en cuenta que Trump no es político y esa capacidad solo se aprende con la práctica y la experiencia, así que va a tener que aprender y comportarse porque mucha gente lo va a estar vigilando”.