Inicio Internacional ANÁLISIS | Maxim Samorukov, experto de Carnegie: «La reputación de Rusia ya...

ANÁLISIS | Maxim Samorukov, experto de Carnegie: «La reputación de Rusia ya está por los suelos, Putin se ha vuelto reticente e imprevisible en sus decisiones»

254
0

Maxim Samorukov, experto de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, pinta un panorama sombrío de la Rusia de Vladimir Putin, pues considera que Moscú está haciendo todo lo posible por imponerse en el conflicto con Ucrania, pero el «Zar» se muestra cada vez más reticente e imprevisible, una actitud que inquieta a quienes le rodean.

Antes de incorporarse a la Fundación Carnegie para la Paz Internacional -en 2015-, Samorukov trabajó durante cinco años para el sitio web independiente de noticias Slon.ru. Al principio fue corresponsal, luego se convirtió en redactor y columnista internacional, cubriendo temas como la política exterior rusa, Europa Central y Oriental y sus relaciones con Rusia, los Balcanes y los retos de la transición a la democracia.

En su análisis, Maxim Samorukov también pone bajo la «lupa» lo que ocurre en los Balcanes Occidentales, donde Moscú aún ha conseguido conservar aliados. Pero estos aliados, argumenta el experto de Carnegie, también persiguen sus propios intereses, y el «aventurerismo geopolítico» de Moscú les obliga a mantenerse al margen.

«El Presidente serbio Aleksandar Vucic, el líder serbobosnio Milorad Dodik (nota del editor – presidente de la llamada República de Srpska) y los políticos prorrusos de Montenegro siguen valorando su actual estatus privilegiado y no quieren ponerlo en peligro por el aventurerismo geopolítico de Moscú.

Si el Kremlin se arriesga a intentar forzar su mano, es probable que sea una posibilidad remota, ya que los lugareños simplemente desafiarán cualquier presión de Moscú.«, afirma Maxim Samorukov.

«Lo último que necesita Rusia es otro golpe humillante»

El hecho de que Rusia muestre una extraordinaria agresividad en Ucrania pero esté «sospechosamente» tranquila en los Balcanes Occidentales lleva a Maxim Samorukov a plantear la hipótesis de que Moscú no quiere otro «golpe humillante».

Leer:  Zelensky publicará un libro de discursos de guerra

La influencia de Moscú en la región no es tan fuerte como en otros años, y la «operación militar especial» ordenada por Putin también tendría el efecto de cambiar el «proceso de toma de decisiones» en el Kremlin.

«La reputación internacional de Rusia ya está por los suelos. Lo último que necesita ahora es otro golpe humillante que revelaría la escasa influencia que tiene en realidad sobre los asuntos balcánicos, una vez que sus prioridades se alejan de las de sus asociados. No es de extrañar, pues, que Moscú prefiere atenerse a las viejas reglas de sus alianzas regionales, aunque esta postura no se corresponda plenamente con su nueva agenda beligerante.

La guerra ha cambiadotambién, la toma de decisiones en Moscú, socavando su capacidad para llevar a cabo una política exterior activa en varios frentes simultáneamente.. El Presidente Vladimir Putin se ha vuelto aún más retraído y más reacio a compartir sus planes con sus subordinados o a delegarles la iniciativa.

Se convirtió entambién, impredecible en sus decisiones, dejando al aparato estatal ruso sin pistas sobre cuál podría ser el siguiente paso del presidente«, escribe Maxim Samorukov en su análisis publicado por The Moscow Times.

«El contraste entre la agresión de Moscú en Ucrania y su moderación en los Balcanes se debe a su fuerte dependencia de los políticos balcánicos. La presencia directa de Rusia en la región siempre ha sido limitada, pero su visibilidad e influencia han sido estimuladas con entusiasmo por muchos actores locales».

Maxim Samorukov

Moscú teme ser eliminado de los Balcanes Occidentales

Maxim Samorukov cree que -con el telón de fondo de la guerra de Ucrania, que ha sentado un precedente extremadamente peligroso en la región y se anticipó con la anexión de la península de Crimea en 2014- Occidente podría encontrar «soluciones rápidas» mediante las cuales Rusia podría ser «eliminada por completo» de los Balcanes Occidentales.

Leer:  Divulgaciones: La Comisión Europea no limitará los precios del gas ruso The Guardian revela el plan de von der Leyen

Sin embargo, éste sería precisamente el temor del Kremlin, lo que le llevaría a evitar «movimientos bruscos». Sin embargo, escribe Samorukov, las «vulnerabilidades de Occidente» podrían en algún momento ser especuladas por el imprevisible Vladimir Putin.

«Como resultado, el motor clave de la actual política rusa en los Balcanes Occidentales es el creciente temor a que la guerra en Ucrania pueda impulsar a Occidente a aplicar soluciones rápidas a los conflictos de los Balcanes y eliminar a Rusia de la región por completo».. Un revés importante en Serbia o Bosnia-Herzegovina atraería la atención de Putin hacia los asuntos balcánicos, exponiendo a quienes dirigen la región a la ira del presidente ruso.

Para evitarlo, los rusos evitan movimientos bruscos y esperan que los socios regionales de Rusia sigan siendo capaces de resistir la creciente presión occidental y proteger el statu quo.

Dada la naturaleza arbitraria de muchas de las decisiones recientes de Putin, no puede haber garantía de que en algún momento no se le ocurra un nuevo esquema geopolítico dirigido a las vulnerabilidades occidentales en los Balcanes Occidentales.. Pero hasta ahora hay varios indicios de un escenario de inercia, Rusia confía en la obstinación de los políticos locales para salvar su imagen en la región«, concluye el experto del Carnegie.


Lea también: