Inicio Salud Así es como el tabaquismo perjudica al corazón, coagula la sangre y...

Así es como el tabaquismo perjudica al corazón, coagula la sangre y provoca derrames cerebrales

138
0

Una reciente publicación en la revista médica Lancet informaba de que el 44,4% de las muertes por cáncer en el mundo son atribuibles a tres factores de riesgo: el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol y un elevado índice de masa corporal (IMC) que indica sobrepeso u obesidad. Cada uno de ellos está relacionado con un comportamiento poco saludable, impulsado por los conductores comerciales, que priorizan los beneficios sobre la salud de las personas.

La industria del tabaco comercia con la muerte y la enfermedad, ya que más de 25 enfermedades están relacionadas con la exposición activa o pasiva a las sustancias químicas nocivas que entran en el cuerpo humano a través de los productos del tabaco fumados o masticados. La industria ha luchado enérgicamente contra las medidas reguladoras para controlarla. Cuando ya no puede desbaratar, retrasar o diluir las medidas reguladoras, introduce nuevos productos para atraer y atrapar a los jóvenes con el velo de la «reducción de daños». El vapeo es una de esas formas que promueve la industria del tabaco.

Por lo tanto, es necesario seguir informando a la población sobre los perjuicios para la salud del consumo de tabaco. Aparte de la bien conocida relación con una variedad de cánceres, los daños al corazón y a los vasos sanguíneos pueden ser graves. De hecho, el número de víctimas del tabaco que mueren en el mundo por enfermedades cardiovasculares es mayor que el de los cánceres. El consumo de tabaco, activo o pasivo, puede dañar el corazón, las arterias y las venas de muchas maneras.

LO QUE EL TABACO HACE A LOS VASOS SANGUÍNEOS

El tabaco fumado libera varias sustancias químicas. De ellas, la nicotina y el monóxido de carbono son especialmente perjudiciales para los vasos sanguíneos. La nicotina contrae los vasos sanguíneos y reduce el flujo sanguíneo. El monóxido de carbono es muy perjudicial para la pared de los vasos sanguíneos. Una serie de radicales libres de oxígeno generados durante el tabaquismo también dañan los vasos sanguíneos.

El consumo de tabaco favorece tanto la aterosclerosis (depósito de grasa unido a la fibrosis) en las paredes de los vasos como la trombosis (formación de coágulos de sangre) en las paredes de los vasos dañados. La composición y los niveles de grasas en la sangre se ven afectados por el tabaquismo. Los niveles sanguíneos de colesterol HDL (la fracción protectora) disminuyen, mientras que los niveles de la fracción altamente aterogénica «LDL pequeña y densa» aumentan. Los niveles de triglicéridos también aumentan en la sangre. El tabaquismo también se ha relacionado con un mayor riesgo de diabetes y prediabetes, que se asocian a un mayor riesgo de infarto.

Cuando las paredes de los vasos sanguíneos se inflaman, su revestimiento interior protector (el endotelio) se rompe. Las grasas de la sangre se depositan en estas zonas dañadas. Esos depósitos se convierten en placas, con la consiguiente fibrosis. Las placas siguen creciendo con el tiempo. Cuando son grandes, pueden impedir el flujo sanguíneo, por obstrucción mecánica. Esto puede manifestarse como una angina (dolor en el pecho) al hacer un esfuerzo, lo que a menudo presagia un ataque al corazón.

Leer:  Estoy agradecida de estar viva": Selena Gomez desnuda sus problemas de salud mental en el tráiler del documental

CÓMO EL TABAQUISMO AUMENTA LA COAGULACIÓN

El tabaquismo también activa una cascada de proteínas (factores de coagulación) que conduce a la formación de coágulos sanguíneos. Hace que las plaquetas (células sanguíneas que forman un coágulo) se agrupen. Las placas de ateroma, aunque sean pequeñas, pueden desestabilizarse por el tabaco. Al abrirse en cualquier pared arterial, su núcleo graso expuesto inicia la coagulación de la sangre que fluye por esas arterias. Cuando esto ocurre, pueden formarse rápidamente grandes coágulos que bloquean completamente el flujo sanguíneo. Esto puede provocar un ataque al corazón, que puede dañar permanentemente el músculo cardíaco o incluso matar a la persona. Cuando una placa es blanda, el humo de un solo cigarrillo puede provocar la inestabilidad de la placa, precipitando un ataque al corazón.

FACTOR DE EDAD Y RIESGO CARDÍACO

Los fumadores sufren un infarto entre 7 y 10 años antes que los no fumadores. Los hombres fumadores tienen un riesgo de infarto dos veces mayor que los no fumadores. Las mujeres fumadoras tienen un riesgo entre tres y cuatro veces mayor de sufrir un infarto que sus compañeros no fumadores, porque el tabaquismo disminuye el efecto protector de las hormonas sexuales femeninas. El riesgo de infarto en las mujeres fumadoras aumenta considerablemente si también consumen píldoras anticonceptivas orales.

EL TABACO PROVOCA ARRITMIAS

Los productos del tabaco también provocan irregularidades en los latidos del corazón. Mientras que los ectópicos (latidos perdidos) son comunes, también pueden desencadenarse alteraciones eléctricas (arritmias) que ponen en peligro la vida. La muerte súbita cardíaca es diez veces más frecuente en los fumadores que en los no fumadores. A menudo se ha observado que los jóvenes fumadores sucumben a la muerte súbita, incluso cuando sólo se ha visto afectada una arteria coronaria. Esto se debe a grandes coágulos que bloquean el flujo sanguíneo.

CÓMO EL TABAQUISMO INDUCE LOS ACCIDENTES CEREBROVASCULARES

El riesgo de accidentes cerebrovasculares (ataques cerebrales) también aumenta porque los coágulos de sangre pueden formarse más fácilmente en los vasos sanguíneos de los consumidores de tabaco. Estos coágulos cortan el suministro de sangre a partes del cerebro. Al elevar la presión arterial de forma aguda, el tabaquismo aumenta el riesgo de hemorragia subaracnoidea (un tipo de hemorragia cerebral en el líquido circundante). La aorta, la arteria principal que sale del corazón para distribuir la sangre a todas las partes del cuerpo a través de sus ramas, puede abombarse en partes (aneurisma) y romperse. Las enfermedades de las arterias de las piernas pueden provocar gangrena y amputación. Incluso las grandes venas pueden sufrir coágulos. El flujo sanguíneo a través de la placenta materna se reduce al constreñirse las arterias debido a la exposición activa o pasiva al humo del tabaco, lo que aumenta el riesgo de nacimientos sin vida o de bebés de pequeño tamaño. La disfunción endotelial de las arterias que suministran sangre a los genitales masculinos provoca impotencia (disfunción eréctil).

Leer:  ¿Qué son los "dientes de pavo", la última tendencia contra la que advierten los dentistas?

PELIGROS DEL TABAQUISMO PASIVO

El tabaquismo pasivo también daña el corazón y los vasos sanguíneos. Los estudios han demostrado que las arterias de los fumadores jóvenes, por lo demás sanos, tienen una capacidad reducida de dilatarse cuando es necesario (disfunción endotelial). Esto puede sentar las bases para una aterosclerosis temprana y futuros infartos. De hecho, se ha demostrado que las mujeres y los hombres que se exponen con frecuencia al humo de segunda mano tienen un mayor riesgo de sufrir infartos, en comparación con los que están poco expuestos.

Con una gama tan amplia de efectos nocivos para el corazón y los vasos sanguíneos, el tabaco debe considerarse una amenaza importante para la salud humana. Es esencial que los jóvenes, que se sienten atraídos por los productos del tabaco, sean plenamente conscientes de las consecuencias perjudiciales de su consumo. También hay que animar a los fumadores adultos a dejar de fumar. Dejar de consumir tabaco reduce a la mitad el riesgo cardiovascular en un año y prácticamente lo anula al tercer año. Aplazar la decisión de dejarlo puede ser fatal, ya que la muerte súbita cardíaca puede producirse sin previo aviso. Será una pena que la vida se apague en una bocanada de humo.

Incluso cuando nos dedicamos a combatir una pandemia de Covid que se niega a desaparecer, es importante que reconozcamos que el tabaco sigue siendo una amenaza constante para la salud mundial. El número de muertes anuales en el mundo a causa del tabaco ha superado los 8 millones. Aunque se han conseguido algunos éxitos en la reducción de la prevalencia del consumo de tabaco en las dos últimas décadas, en la India y en muchas partes del mundo, los productos del tabaco siguen poniendo en peligro a muchos millones de personas de la creciente población mundial.

(El profesor K. Srinath Reddy, cardiólogo y epidemiólogo, es presidente de la Fundación de Salud Pública de la India (PHFI). Las opiniones expresadas son personales)

Artículo anteriorNoticias del juego One Piece de Elden Ring: Shanks, Barbablanca… ¡personajes icónicos transformados en jefes para un resultado impresionante!
Artículo siguienteNoticias de juegos de Marvel: este superhéroe tendría su propio juego de la mano de Ubisoft, se filtran los primeros detalles
Apasionado del running, vegano a los 25 años y comercial de la ropa, apasionado de la criptomonedas, me incorporé al equipo de redacción de Impulsobajio en noviembre de 2021.