Inicio Salud Cómo afrontar la ansiedad ante las admisiones escolares

Cómo afrontar la ansiedad ante las admisiones escolares

107
0

A menudo hablamos de la presión que suponen los exámenes de selectividad y las duras notas de corte para acceder a la universidad. Sin embargo, si se pregunta a los padres, la mayoría dirá que el estrés y la ansiedad de las admisiones empiezan ya en la guardería, que puede ser un momento bastante angustioso para los padres jóvenes.

Cuando se trata de elegir el colegio adecuado, no hay una única respuesta correcta. No se trata de elegir un centro concreto, sino de encontrar el adecuado. He aquí algunas sugerencias para tener en cuenta a la hora de gestionar la admisión escolar de tu hijo esta temporada y evitar la ansiedad y el estrés:

1. La ubicación importa: Recuerda que tu hijo tendrá que ir y venir todos los días al colegio durante la próxima década de su vida. Así que asegúrate de minimizar la presión y la falta de tiempo creadas por el desplazamiento, para que el niño tenga más tiempo y energía para dedicar a otras actividades una vez de vuelta en casa. A la larga, a la hora de elegir el colegio adecuado, la distancia también es importante si eres tú quien tiene que recoger y dejar al niño.

2. Céntrate en las actividades extraescolares: La escuela no es sólo un centro académico. De hecho, la fuerza de la escuela radica en su capacidad para ofrecer a los estudiantes una exposición adecuada a las actividades extraescolares y deportivas. Cuando pienses en los pros y los contras de un colegio, tómate tu tiempo para ver qué importancia se da a este tipo de actividades, que van más allá de lo académico y contribuyen al desarrollo social y emocional de tu hijo.

Leer:  La muerte de Raju Srivastava: ¿Qué debe y no debe hacer un principiante en el gimnasio? ¿Cómo evitar el colapso de la cinta de correr?

3. 3. Haz los deberes: Las admisiones escolares requieren dar muchas vueltas y rellenar formularios. Para minimizar el estrés del proceso, asegúrate de empezar pronto (¡pero no demasiado pronto!) y llevar todo el papeleo al día. Haz una preselección de tus centros preferidos con tiempo para evitar preocupaciones y problemas de última hora.

4. No te dejes atrapar por una maraña de comparaciones: No es de extrañar que la mayoría de los padres con hijos de la misma edad hablen de enviar a sus hijos a un colegio determinado. Sin embargo, es mejor no dejarse atrapar por estas tendencias y comparaciones. Como he dicho antes, no hay un colegio mejor que otro. Prepárate bien y hazlo lo mejor que puedas: a la hora de elegir un colegio, céntrate en las cosas que tú valoras y no en lo que otros piensan que es mejor.

5. El desarrollo holístico es clave: Hay varios vectores que influyen en un niño durante sus años de crecimiento, y la escuela es sólo uno de ellos. Centrarse en el desarrollo holístico significa centrarse en las relaciones tanto dentro de la escuela como en casa, con la familia y el vecindario. Fomentar la exposición a diferentes actividades y centrarse en ejercicios de construcción de valores a medida que los niños crecen.

Leer:  Día Internacional del Cáncer Infantil 2022: Formas de cuidar la salud mental de un niño durante el tratamiento

6. Tómate el proceso con calma: Parte del camino de la paternidad consiste en reconocer que, aunque hay muchas cosas que podemos controlar, también hay muchas cosas de la vida de nuestro hijo que no podremos controlar. Mientras lo hagas lo mejor que puedas, recuerda que la admisión en la escuela es simplemente un paso más en el viaje del niño: hay mucho más por venir en su vida. No hay un solo momento ni una sola decisión que haga o deshaga un futuro.

7. No transmitas tu ansiedad a tu hijo: Aunque las admisiones escolares pueden ser un momento estresante para los padres, asegúrate de no transmitir tu ansiedad a tu hijo. Dado el gran número de alumnos y plazas escolares disponibles, también puede resultar difícil entrar en el colegio de tu elección, a pesar de tus mejores esfuerzos. No dejes que la selección para un centro concreto se convierta en un criterio de éxito o fracaso personal. Evite también hablar de estas presiones delante de su hijo para que no repercutan en su sensación de confianza.