Inicio Internacional ENTREVISTA EXCLUSIVA | Cómo Rusia utiliza la desinformación de los populistas antieuropeos....

ENTREVISTA EXCLUSIVA | Cómo Rusia utiliza la desinformación de los populistas antieuropeos. Peter Stano: «Sólo hace falta un gobierno amigo de Rusia para bloquear todo lo que la UE decida como sanciones contra el régimen del Kremlin»

135
0

Peter Stano, portavoz del jefe de la diplomacia de la UE, habla en una entrevista exclusiva para Gândul sobre las campañas de desinformación y propaganda rusas contra la UE y su papel a la hora de alimentar la retórica de los partidos extremistas y populistas en la Unión Europea. Especialista en contrarrestar las campañas de desinformación de Rusia, Peter Stano explica la ingeniería de manipulación y propaganda del Kremlin, que aprovecha las ideas dominantes en la sociedad y las mezcla en un «cóctel de desinformación», que luego difunden en las redes sociales a través de los trolls rusos para confundir a la gente.

El experto europeo subraya la importancia que tiene para el régimen del Kremlin la existencia de formaciones extremistas antieuropeas en los Estados miembros de la UE, que la desmantelan desde dentro. Un gobierno débil y el caos interno de un país de la UE contribuyen aún más al éxito de la manipulación.

Como el objetivo del régimen del Kremlin es debilitar y luego desmembrar la Unión Europea, basta con tener de su lado a un solo «idiota útil», un solo gobierno formado por los amigos de Rusia, para bloquear todo lo que la UE decida como sanciones contra ella, dice Peter Stano en su entrevista para Gândul.


Peter Stano es especialista en comunicación y portavoz del Servicio de Acción Exterior de la Unión Europea, la institución que gestiona las relaciones diplomáticas de la UE con terceros países y dirige la política exterior y de seguridad de la UE. Anteriormente, trabajó como periodista para la prensa eslovaca, colaborando con el Servicio Mundial de la BBC y la Deutsche Welle. También fue portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores y Europeos de Eslovaquia.

En el Servicio de Acción Exterior de la Unión Europea, se encargó de analizar y combatir las campañas de desinformación rusas destinadas a desacreditar a las instituciones europeas y socavar la confianza de los ciudadanos de la UE en las políticas de las autoridades de Bruselas. Es un analista agudo de los mecanismos de propaganda rusa en Occidente, tanto en los medios de comunicación convencionales como en las redes sociales.


Bogdan Rădulescu: ¿Cuáles son los objetivos de las campañas de desinformación sobre la Unión Europea orquestadas por Rusia en los medios de comunicación internacionales y en las redes sociales?

Peter StanoEl objetivo de las actividades de desinformación y propaganda de Rusia contra la UE es triple. La primera es desacreditar la imagen de la Unión Europea ante los europeos. Se trata de atacar y manchar con mentiras la imagen del bloque de la UE ante los ciudadanos y, al mismo tiempo, glorificar a Rusia y su sistema autoritario y «eficiente», proyectando una imagen positiva de su líder, Vladimir Putin. Con ello, Rusia quiere inducir la idea de que su sistema de gobierno es una mejor alternativa a las democracias liberales de Occidente.

El segundo objetivo de la desinformación rusa es minar la confianza de los ciudadanos europeos en las autoridades e instituciones de la Unión Europea, en el proyecto europeo en su conjunto. El tercer objetivo que persigue el Kremlin es sembrar la confusión en la mente de la gente.

Por lo general, los actores de la desinformación rusa no se limitan a lanzar una sola narrativa falsa, sino que difunden varias narrativas falsas manipuladoras, incluso contradictorias: especulaciones, teorías de la conspiración, información fabricada. Todo esto confunde las mentes del hombre común y los ciudadanos europeos no saben, después de todo, qué creer y en quién confiar. Creo que estos son los tres objetivos principales de las campañas de desinformación rusas.

Observamos que en los círculos populistas y extremistas de algunos Estados miembros de la UE están surgiendo todo tipo de narrativas ridículas y no verificadas, como que «la UE no es más que un club LGBT», que «la UE está promoviendo una nueva ideología comunista», que «los funcionarios de Bruselas nos obligan a comer harina de cucaracha y langosta», que «los burócratas de Bruselas están atacando nuestra soberanía», que «la UE es una nueva URSS». ¿Quién está difundiendo estas tonterías en el espacio público?

Todo forma parte del mismo manual de desinformación. Es tan fácil atacar a Bruselas y culpar a las autoridades europeas de Bruselas con las críticas más absurdas, porque estas tonterías se vomitan en los medios de comunicación nacionales en el idioma de cada Estado miembro.

Las autoridades de Bruselas no pueden defenderse. La información real sobre el trabajo riguroso y los planes de la Comisión Europea, o el trabajo de los eurodiputados en el Parlamento Europeo, no está tan presente en los medios de comunicación locales de los Estados miembros, ni se presenta con precisión.

En general, los políticos locales de los países miembros de la UE tratan de propagar esa desinformación sobre el trabajo de las instituciones europeas en un intento de ocultar su propia responsabilidad en decisiones políticas o administrativas controvertidas e impopulares. Culpan a Bruselas de los efectos negativos de sus propias decisiones nacionales.

Cuando ciertos proyectos a nivel nacional, en coordinación con la Unión Europea, van bien y traen prosperidad, estos políticos se jactan y dejan entender que es su único mérito. Cuando algo va mal en un Estado miembro, los políticos populistas dicen que la culpa es de la Unión Europea y convierten a Bruselas en el chivo expiatorio de todo lo malo que ocurre a nivel nacional.

Estos políticos se apoyan en el hecho de que la mayoría de los ciudadanos de a pie de los Estados miembros de la UE desconocen el mecanismo de toma de decisiones de Bruselas. Pero, de hecho, por los tratados, la decisión a nivel europeo es una decisión en la que los Estados miembros tienen una fuerte participación y son los líderes de los Estados miembros los que están de acuerdo con las decisiones tomadas por el voto de las instituciones europeas. Son ellos los que los adoptan o los que pueden cambiarlos.

Para algunos políticos de algunos Estados miembros, es más cómodo no involucrarse en este tipo de decisiones, porque les resulta más fácil entonces desviar todas las críticas de sus conciudadanos a las autoridades de Bruselas, que, como he dicho, tienen medios limitados para defender su imagen.

Si nos fijamos en los debates de la escena política interna de los Estados miembros en los que se producen polémicas y controversias, hay alguien que acusa o critica, pero también hay alguien que tiene la posibilidad de reaccionar ante esas acusaciones o críticas, ya sea que hablemos del gobierno, la oposición, los partidos políticos, los actores de la sociedad civil o los medios de comunicación. Pero esa posibilidad no existe en el diálogo entre las autoridades nacionales y Bruselas, por la sencilla razón de que Bruselas no se involucra en el discurso político interno de los Estados miembros.

Los que organizan campañas de desinformación sobre la Unión Europea se aprovechan de ello y tratan de socavar y desacreditar las instituciones europeas, las decisiones tomadas en Bruselas, las políticas europeas, lanzando las críticas y acusaciones más absurdas contra ellas, sabiendo que no habrá reacciones fuertes ni movilización masiva en la escena informativa interna de los Estados miembros para contrarrestar esas acusaciones y críticas. Este es el método preferido de los populistas y está resultando bastante eficaz, sobre todo si su discurso antieuropeo también es propagado por ciertos actores políticos de los Estados miembros de la Unión Europea.

Leer:  Rusia, acusada de llevar un pasaporte "tintado". Decreto de Vladimir Putin a todos los ucranianos en el 138º día de la guerra

¿Cómo contribuyen las campañas de desinformación del Kremlin a alimentar el discurso de los partidos extremistas y populistas en la UE, y cuál es el objetivo de la Rusia de Putin al apoyar a dichos partidos para que lleguen al poder en Europa?

El objetivo fundamental de estos actores «cívicos» o políticos con discurso antieuropeo es destruir la confianza de los ciudadanos en la configuración política tradicional de sus sociedades, ya sea el modelo de organización política, el sistema tradicional de partidos políticos democráticos o las autoridades nacionales en general. Su objetivo es eliminar la idea de que la vida en un estado democrático, donde se respetan los derechos del ciudadano, donde hay una economía de libre mercado, es la mejor opción.

Los populistas antieuropeos buscan todo tipo de argumentos para demostrar que no es así y que el sistema y el gobierno actuales no pueden resolver los problemas de los ciudadanos. Exageran de forma catastrófica los problemas sociales y económicos existentes y difunden información falsa, tratando de dar la impresión de que la democracia no funciona, que las autoridades son incapaces de gestionar la situación. Esperan que esta falsa información sea difundida al máximo en las redes sociales, por el mayor número de personas posible, pero sobre todo por activistas del área política extremista o populista. Hacen uso de todo lo que creen que apoya su objetivo.

Sus estrategias son bastante sofisticadas. Aprovechan los temas de la agenda política actual que se debaten en un Estado miembro y que tienen impacto en la opinión pública. Las estrategias de desinformación de temática antieuropea rastrean lo que son los debates sobre ciertos temas de interés público en determinados Estados miembros e intentan manipular los temas dominantes existentes en un determinado ámbito social y cultural, las ideas dominantes en la historia de una nación y la mentalidad religiosa.

Estos ingenieros de la manipulación se aprovechan de las ideas dominantes que circulan en una sociedad y en la opinión pública local, que ajustan en función de sus intereses estratégicos. Estas ideas se mezclan con un cóctel de desinformación -en el que son ingredientes las teorías conspirativas, la información falsa, las contradicciones sobre determinados temas de la agenda pública- para confundir a la gente.

Todos los actores políticos que utilizan este tipo de narrativas engañosas en el espacio público contribuyen activamente, de forma consciente o no, al molino de la difusión de información falsa y también aumentan el impacto negativo de estas actividades de desinformación.

Por supuesto, Rusia está ayudando a estas formaciones extremistas antieuropeas a desmantelar la Unión Europea desde dentro. El Kremlin es consciente de que estos partidos no son capaces de resolver por sí solos los problemas sociales y económicos de un Estado miembro. Sin embargo, le conviene a Rusia porque cuanto más débil es un gobierno y mayor es el caos interno en un país de la UE, más fácil es manipular a los ciudadanos de ese país.

Los partidos extremistas y populistas siempre encuentran una plataforma común con el modelo político autoritario de Rusia y, una vez que llegan al poder, comienzan a mostrar sus reflejos autoritarios, quieren limitar los derechos de los ciudadanos, lanzan discursos xenófobos y antisemitas. Así es como comienza la disidencia social, los disturbios callejeros y el odio a ciertos sectores de la sociedad. El objetivo último de Rusia es, pues, utilizar esas formaciones políticas extremistas o populistas en determinados Estados miembros para debilitar y luego desmembrar la Unión Europea.

Si consigues producir inestabilidad en la escena política y social de varios países europeos, entonces haces tambalear toda la unidad de la Unión Europea, porque en Bruselas las decisiones se toman por unanimidad y basta con tener de tu lado a un solo «idiota útil», un solo gobierno compuesto por amigos de Rusia, para bloquear todo lo que la Unión Europea decida como sanciones contra el régimen del Kremlin.

Hubo una retórica populista contra las medidas sanitarias y contra la vacuna durante la crisis pandémica. ¿Fue alimentado por la propaganda rusa?

Oh, sí. Rusia utilizó en gran medida la crisis de la pandemia para montar campañas de desinformación sobre el virus y la vacuna. La primera fase de las campañas de desinformación rusas relacionadas con la pandemia de coronavirus comenzó con la negación de la existencia del virus. La segunda consistió en la difusión mundial de especulaciones conspirativas sobre los orígenes del virus. La tercera fase de la desinformación rusa durante la pandemia de COVID-19 tuvo como objetivo la Unión Europea, con propaganda rusa que intentaba sugerir que las autoridades de Bruselas eran incapaces de hacer frente a la crisis sanitaria y de encontrar una vacuna eficaz.

Leer:  TEXTO EN VIVO| Guerra en Ucrania, día 188: EE.UU. pide a Rusia que permita el acceso de los inspectores del OIEA a la central nuclear de Zaporozhye / Cómo queda el techo de la central tras ser perforado por los proyectiles

La cuarta fase de la desinformación fue la retórica antivacunas sobre la supuesta «peligrosidad» para la salud humana de las vacunas occidentales y la propaganda a favor de Sputnik V, la vacuna rusa anti-COVID-19. Obviamente, al llegar a esta fase de promoción de su propia vacuna, los actores rusos de la desinformación tuvieron que admitir la existencia del virus (que habían negado al principio), lo que significó negar ellos mismos las tres primeras narrativas que habían estado utilizando en sus campañas de desinformación. Entonces presentaron el Sputnik V como una solución milagrosa, desarrollada con extrema rapidez gracias a la inventiva rusa, que ofrecerían gratuitamente a todo el mundo, desacreditando al mismo tiempo las vacunas creadas por las empresas farmacéuticas occidentales (Pfizer, Moderna, Johnson & Johnson).

Al final, el Kremlin cayó en su propia trampa propagandística, ya que los ciudadanos rusos, intoxicados inicialmente con la desinformación sobre la inexistencia del virus y las teorías conspirativas, rechazaron cualquier tipo de vacuna, incluida la Sputnik V, lo que demuestra lo peligrosa que fue la campaña antivacunas de las autoridades de Moscú para la propia salud de su población. Con tanta propaganda negando la existencia de la vacuna o desacreditando las vacunas occidentales, los rusos dejaron de creer en el virus, en la eficacia de las medidas sanitarias o en la eficacia del Sputnik V.

La propaganda política forma parte de la lucha ideológica de Rusia contra Occidente, pero cuando esta propaganda afecta a la salud de las personas, se producen fenómenos muy graves. ¿Se imaginan los efectos en la psique y la salud de la gente de las falsas narraciones de que las medidas preventivas contra el virus son inútiles si se quiere proteger del COVID-19, o que lo mejor es beber cloro o alcohol industrial para deshacerse del virus?

Por supuesto, el objetivo de la propaganda rusa durante la pandemia era desacreditar cualquier esfuerzo sanitario de la Unión Europea que luchara por hacer frente al virus y encontrar una vacuna eficaz. El Kremlin quería demostrar que las autoridades de Bruselas eran incapaces de gestionar la crisis pandémica y que el modelo político autoritario ruso era mucho mejor en situaciones de crisis.

¿Cree que con las derrotas sufridas por los rusos sobre el terreno en Ucrania, Putin intentará lanzar una nueva campaña de desinformación en la que seguirá demonizando a Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea?

En los últimos seis meses, hemos visto desplegar toda la gama de mecanismos de desinformación utilizados por los rusos en su guerra de agresión contra Ucrania. Los rusos han preparado su invasión propagandística inventando un supuesto «peligro nazi», promoviendo la falsa narrativa de que los neonazis ucranianos están asesinando despiadadamente a los civiles prorrusos en el este de Ucrania. Poco antes de que las tropas rusas invadieran Ucrania, la prensa rusa y algunos medios de comunicación occidentales favorables al Kremlin habían difundido desinformación sobre un supuesto genocidio cometido por los ucranianos contra la población de habla rusa en el este de Ucrania. Así, las falsas narrativas sobre los «crímenes neonazis» ucranianos o sobre un «genocidio cometido por los ucranianos» prevalecían en los medios de comunicación manipulados por Rusia.

Luego, gradualmente, a medida que se desarrollaba lo que Putin llamó «la operación militar especial de Rusia en Ucrania», los mecanismos de desinformación y propaganda coordinados por el Kremlin justificaron los bombardeos y los crímenes contra la humanidad cometidos por los militares rusos como «operaciones humanitarias para desnazificar Ucrania».

Con narrativas totalmente estúpidas, Rusia incluso intentó justificar el uso de munición prohibida contra los civiles ucranianos. Luego, para justificar los crímenes cometidos por el ejército ruso en el territorio de Ucrania, la desinformación de Moscú inventó la existencia de laboratorios secretos para la creación de armas biológicas que, por cierto, los ucranianos utilizarían para matar a los prorrusos en el este de Ucrania.

Todo lo que ocurría en el campo de batalla, los rusos intentaban distorsionarlo mediante la propaganda y la desinformación, culpando a Occidente, a la UE y a la OTAN de las desgracias que ocurrían en Ucrania. Los rusos han intentado culpar a Occidente, culpando a Occidente de la crisis energética, de la crisis alimentaria. La desinformación rusa ha intentado crear el pánico en la Unión Europea amenazando con una gran crisis energética y alimentaria si las autoridades occidentales no retiran las sanciones económicas impuestas a Rusia.

Nuestra esperanza es que Putin acabe siendo derrotado y expulsado del poder, porque eso es lo que más interesa a los rusos y luego a la comunidad internacional. Con un líder como él en el Kremlin, la propaganda tóxica rusa estará activa y seguirá persiguiendo los objetivos de los que hablábamos antes: promover el modelo político autoritario ruso como mejor alternativa a la democracia liberal, desacreditar a todas las instituciones de la Unión Europea, socavar la confianza de los ciudadanos de la UE en las autoridades nacionales y europeas e inducir la confusión en sus mentes.

En una atmósfera tan cargada de desconfianza y sospecha infundida por la desinformación y las noticias falsas, es mucho más fácil manipular a la gente y puede ayudar a que lleguen al poder partidos extremistas y populistas, es decir, socios convenientes para la Rusia de Putin. Veremos más campañas de desinformación con nuevos tópicos y temas falsos mientras el actual líder del Kremlin siga en el poder.

Además de Rusia, que es la más activa y tóxica hoy en día en sus campañas de ataque informativo contra la UE, hay otros actores en el mundo que practican políticas de desinformación y descrédito de la Unión Europea, actores estatales y no estatales. Así, si un día Rusia cesara totalmente sus ataques a la Unión Europea, habrá otras fuerzas en el mundo que lo hagan. Su objetivo es el nivel de democracia y bienestar de las sociedades europeas y, sobre todo, los valores que promovemos y defendemos en nombre de nuestros ciudadanos.

Artículo anterior5 estrategias para jugar al blackjack en el casino online [BONO 2022]
Artículo siguienteGeoff Hogg deja el cargo de director general interino de The Star
Soy un viajero de 29 años y vendedor en una tienda de prêt-à-porter. Me incorporé al equipo de redacción de AltaVision.news en octubre de 2021.