Inicio Salud La carencia de vitamina D puede poner en peligro la salud del...

La carencia de vitamina D puede poner en peligro la salud del corazón

128
0

Si pensaba que un estilo de vida sedentario supone un riesgo de enfermedades cardiovasculares (ECV), como es el caso, varios estudios han descubierto que deficiencia de vitamina D también puede ser un factor desencadenante.

Aunque todavía se necesitan numerosos estudios para llegar a conclusiones concluyentes, los indicios están ahí en muchos estudios que han encontrado una correlación entre los niveles más bajos de vitamina D y una mayor tasa de diabetes. eventos cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Por ejemplo, a principios del año pasado, la profesora Elina Hyppönen, directora del Centro Australiano de Salud de Precisión del Instituto de Investigación Oncológica de la Universidad de Australia Meridional, y su equipo hallaron pruebas de que la carencia de vitamina D puede aumentar la presión arterial y el riesgo de ECV. «Sin embargo», añadió, «aumentar las concentraciones de vitamina D sólo será útil para aquellos participantes que «la necesiten», y los beneficios adicionales de elevar las concentraciones más allá de las necesidades nutricionales van a ser modestos, si es que existen.»

LA VITAMINA D CONTROLA LA INFLAMACIÓN

La vitamina D es una prohormona liposoluble que interactúa con los receptores de vitamina D (VDR) para regular diversos procesos fisiológicos. Tiene un impacto significativo en el metabolismo del calcio y los huesos y, además, desempeña una variedad de otras funciones cruciales en el organismo, como las que regulan la inflamación y la función inmunitaria. Un consumo suficiente de vitamina D puede favorecer una función inmunitaria saludable y reducir el riesgo de trastornos autoinmunitarios. Por otro lado, su insuficiencia es una afección prevalente que se ha relacionado con numerosos problemas de salud, incluidos trastornos esqueléticos y no esqueléticos.

La falta de vitamina D se ha asociado con problemas tanto musculoesqueléticos (como raquitismo, fracturas óseas, osteomalacia, osteopenia y debilidad muscular) como no esqueléticos. Las afecciones cardiovasculares y los factores de riesgo como la hipertensión, el deterioro de la función sistólica y diastólica, el aneurisma aórtico abdominal en hombres mayores, la FA no valvular y la insuficiencia cardiaca congestiva son algunos ejemplos de consecuencias no esqueléticas.

Leer:  Remedios ayurvédicos efectivos para mantener a raya la acidez y la indigestión

Además, se relacionó con lesiones por quemaduras, diabetes tipo 1, diabetes tipo 2, resistencia a la insulina, esclerosis múltiple, artritis reumatoide, esclerosis múltiple, enfermedades inflamatorias intestinales, cánceres, esquizofrenia, depresión, déficits cognitivos, obesidad común, enfermedad del hígado graso no alcohólico, fibrosis quística y síndrome metabólico. Otros adultos corren un riesgo mucho mayor de padecer deficiencia de vitamina D debido a la reducción de la ingesta de vitamina D y a la disminución de la síntesis cutánea.

CÓMO LA VITAMINA D PROTEGE EL CORAZÓN

La vitamina D es conocida por proporcionar varios beneficios para la salud en el cuerpo humano, además de tener propiedades antiinflamatorias que pueden ayudar directamente a mantener la presión arterial y, en última instancia, reducir el riesgo de casos de ECV causados por su deficiencia. Unos niveles adecuados de vitamina D mantienen el corazón y los vasos sanguíneos en buenas condiciones de funcionamiento. Refuerza el revestimiento de las paredes de los vasos sanguíneos para permitir que la sangre fluya libremente. Un estudio de la Universidad de Ohio utilizó sensores diminutos, unas 1.000 veces más pequeños que un cabello humano, para observar las células de los vasos sanguíneos mientras se les inyectaba una forma de vitamina D, llamada vitamina D3. El estudio demostró que la vitamina D3 puede reparar los daños causados en el corazón y los vasos sanguíneos por la hipertensión.

Leer:  Asanas de yoga y consejos para aliviar el estreñimiento, según el Ayurveda

¿CÓMO COMPENSAR LA CARENCIA?

Afortunadamente, sólo unos niveles moderados de vitamina D son suficientes para mantener la salud cardiaca. El sol es la principal fuente de nuestro consumo de vitamina D, pero a veces las personas que viven en zonas urbanas, sobre todo después de la pandemia, no han podido absorber suficiente vitamina D del aire libre. Por ello, es necesario tomar suplementos para compensar el déficit.

Como la vitamina D es un nutriente esencial, algunas de las buenas fuentes para obtenerla son el pescado azul como el salmón, las sardinas, el arenque y la caballa, junto con la carne roja, las yemas de huevo y los alimentos enriquecidos como las grasas para untar y los cereales para el desayuno. Además, la suplementación puede hacerse por medios naturales y nunca debe superar los niveles óptimos.

Tanto estudios en animales como en humanos han analizado la conexión entre los niveles bajos de vitamina D y las enfermedades cardiovasculares y los factores de riesgo. Sin embargo, existen resultados contradictorios en la investigación y los ensayos sobre el impacto de la suplementación con vitamina D a través de píldoras en los factores de riesgo cardiovascular y la hipertensión. En consecuencia, son necesarios ensayos controlados aleatorios amplios y potentes que, si tienen éxito, pueden mejorar nuestra salud y ofrecernos un método sencillo y asequible de suplementación con vitamina D. Un estudio de 2018 llamado VITAL descubrió que no se necesita más vitamina D que la necesaria para la salud ósea para tener una salud cardíaca óptima. Y la suplementación moderada a alta de vitamina D no pareció reducir el riesgo de ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.