Inicio Salud El Covid largo puede dar problemas al corazón

El Covid largo puede dar problemas al corazón

206
0

La pandemia de Covid-19 continúa su desfile aparentemente interminable por todo el mundo, con las variantes del virus y sus sublinajes que siguen caminando por la rampa mientras dan sorpresas con nuevos conjuntos de proteínas de espiga y cambios en otros accesorios de antígenos. Mientras las mascarillas y las vacunas se esfuerzan por frenar la pandemia y reducir las muertes, preocupa que los supervivientes manifiesten efectos a largo plazo de la infección, incluso después de que la fase aguda inicial haya remitido.

Este fenómeno, conocido popularmente como Long Covid, se ha observado desde las oleadas iniciales de 2020 y parece continuar con las variantes de 2021. Queda por evaluar en qué medida esta afección prolongada se produce con la familia de variantes Omicron, ya que se ha informado de que la enfermedad inicial causada por ellas es menos grave. Ello puede deberse a que el virus ha atenuado su virulencia o a que sus efectos se han visto atenuados por la inmunidad adquirida tras la infección o la vacunación anteriores. En cualquier caso, el riesgo de Covid largo parece ser menor con Omicron que con las formas anteriores del virus.

La definición de Covid Largo ha tardado en evolucionar. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como los síntomas atribuibles al Covid que se manifiestan tres meses después de la infección aguda. Según la OMS, «la afección posterior al Covid 19 se produce en individuos con antecedentes de infección probable o confirmada por el SRAS-CoV-2, normalmente tres meses después de la aparición del Covid-19 con síntomas que duran al menos dos meses y no pueden explicarse por un diagnóstico alternativo». Los Centros de Control de Enfermedades (CDC) de EE.UU. consideran que los síntomas que duran más de cuatro semanas después de la enfermedad aguda son indicativos de Covid largo. El Servicio Nacional de Salud británico (NHS) clasifica los subconjuntos como «Covid-19 sintomático continuo» (4-12 semanas) y «síndrome post-Covid-19» (más de 12 semanas).

Los informes científicos, publicados en todo el mundo, difieren en sus estimaciones de Covid largo dependiendo de los criterios que utilicen. Un análisis reciente de los CDC, de millones de registros sanitarios, informó de una estimación del 20% de esta afección entre los supervivientes del Covid. Es posible que no se haya tenido en cuenta a las personas que no pudieron o no quisieron acceder a la asistencia sanitaria por diversas razones. Una encuesta doméstica anterior de los CDC, publicada en junio de este año, identificó una tasa de una de cada tres personas. Un meta-análisis de datos globales agrupados de varios estudios, publicado en marzo de 2022, sitúa la prevalencia del Covid Largo cerca del 50% de todos los supervivientes. Sea cual sea el porcentaje real, las cifras globales son muy preocupantes, ya que la salud y el bienestar de un gran número de supervivientes de Covid parecen estar comprometidos.

Los efectos de Covid en la salud a largo plazo pueden deberse a una o varias de las siguientes causas (1) efectos del daño orgánico causado directamente por el virus; (2) impacto residual de las lesiones causadas por la vigorosa respuesta inmunológica montada por el cuerpo mientras combate el virus; (3) agravamiento de otras condiciones de salud asociadas, especialmente la diabetes, por la inflamación desencadenada por Covid; (4) descuido de otras condiciones de salud por la atención médica centrada únicamente en el manejo de Covid; (5) efectos secundarios de los medicamentos y tecnologías utilizados para el cuidado de Covid, como los esteroides y el estrés psicológico inducido por los cuidados intensivos. La reactivación de una infección latente por el virus de Epstein-Barr también se ha incriminado como causa de Covid largo.

Leer:  Consejos para elegir la lente artificial adecuada tras una operación de cataratas

Dado que se ha observado fatiga crónica con algunas otras infecciones víricas, y que también se ha observado enfermedad de larga duración con el Coronavirus relacionado con el SARS-1 y el MERS, gran parte del Covid Largo parece estar relacionado con las interacciones entre el virus y el cuerpo humano. La temprana tendencia de los médicos a desestimar las quejas de los supervivientes del Covid como puramente psicológicas ha resultado ser una valoración errónea e injusta.

Se han descrito varias características clínicas del Covid largo, que implican dolencias de diferentes órganos, desde el cerebro y el corazón hasta el sistema gastrointestinal y el páncreas. Aparte del daño tisular directo causado por el virus, hay algunas pruebas que sugieren que el décimo nervio craneal (el Vago) puede verse afectado. Es el nervio craneal más largo, llamado así porque es el «errante» que va desde el cerebro hasta el pecho y el abdomen para inervar y regular muchos órganos vitales.

Aunque varios órganos y funciones corporales pueden verse afectados por el Covid Largo, su impacto en el corazón y los vasos sanguíneos ha atraído una atención considerable. La inflamación del músculo cardíaco («miocarditis») puede ser el resultado de un efecto directo del virus que daña las fibras musculares o de una lesión inmunológica causada por las propias defensas del organismo. El pericardio, una membrana que cubre el corazón, también puede inflamarse (‘pericarditis’). Se han detectado daños en el músculo cardíaco en personas que murieron de Covid. Entre los supervivientes, la evidencia de la afectación cardíaca proviene de un aumento de los niveles sanguíneos de las enzimas liberadas por el músculo cardíaco dañado, la disminución de la capacidad de bombeo del músculo cardíaco observada por ecocardiografía o imágenes de radionúclidos, y la evidencia de daños en las fibras musculares observada por resonancia magnética (MRI). El deterioro de la función cardíaca se refleja en síntomas de fatiga, disminución de la tolerancia al ejercicio y dolores torácicos intensos, aunque los signos clínicos de insuficiencia cardíaca son raros en personas sin enfermedades cardíacas preexistentes.

La incidencia de la afectación cardíaca en Covid es difícil de cuantificar, ya que sólo una parte de los supervivientes de Covid puede someterse a una evaluación detallada. En la época anterior a Omicron, Valentina Puntmann, de Frankfurt, estudió a 100 pacientes consecutivos, unas 10 semanas después de que dieran positivo al virus. Realizaron una resonancia magnética cardíaca, con un agente de contraste de gadolinio. Observaron anomalías cardíacas en tres de cada cuatro pacientes. Entre los hallazgos se encontraban el deterioro de la acción de bombeo del corazón, la inflamación o fibrosis del músculo cardíaco y la pericarditis. La mayoría de los pacientes mejoraron a los seis meses, aunque los síntomas duraron hasta un año en algunos.

Leer:  Leonardo DiCaprio y Camila Morrone se separan: Una línea de tiempo de su relación

También pueden producirse anomalías en los latidos del corazón. El nervio vago, que tiene un efecto ralentizador del ritmo cardíaco, suele mantener los latidos del corazón bajo control. Con la desaparición de ese efecto inhibidor y un cuerpo estresado que bombea adrenalina y otras catecolaminas, el corazón puede empezar a acelerarse de forma alocada. Esto puede agravarse cuando la persona se pone de pie, una afección denominada síndrome de taquicardia postural (POTS). En esta afección, la frecuencia cardíaca aumenta en más de 30 latidos en los adultos y en más de 40 latidos en los niños, a los 10 minutos de ponerse de pie. También pueden producirse latidos irregulares («latidos perdidos» o «arritmias»).

El corazón también puede estresarse cuando los pulmones se ven afectados por Covid. La fibrosis de los pulmones crea una mayor resistencia para el corazón cuando bombea sangre hacia ellos y los pulmones dañados tampoco oxigenan eficazmente la sangre que regresa al corazón. Los coágulos sanguíneos que se forman debido a los vasos sanguíneos dañados en la fase aguda de Covid pueden desprenderse posteriormente cuando la persona se vuelve activa. Cuando los coágulos de las venas se desplazan a los vasos sanguíneos de los pulmones («embolia pulmonar»), pueden causar un colapso circulatorio grave. Debido a los daños en los vasos sanguíneos y a la mayor tendencia a formar coágulos, los supervivientes de Covid siguen manifestando un mayor riesgo de infarto incluso un año después de la infección inicial.

El revestimiento interno de los vasos sanguíneos (endotelio) es una estructura dinámica, que responde a las condiciones variables de las necesidades de flujo sanguíneo ayudando a la arteria a dilatarse o constreñirse mientras mantiene la presión sanguínea en un rango deseable. La covariación ha provocado una disfunción endotelial, que se traduce en la pérdida de la capacidad de los vasos sanguíneos para dilatarse cuando es necesario. Esto puede dar lugar a una presión arterial alta, a la aceleración de la aterosclerosis y a ataques cardíacos. También se ha observado que Covid aumenta el riesgo de disfunción eréctil a largo plazo en los hombres, debido a la pérdida de vasodilatación endotelial en los vasos sanguíneos de los genitales masculinos.

Aunque se han observado varios trastornos del corazón y los vasos sanguíneos en Covid largo, no hay que temer que la mayoría de los supervivientes de Covid los experimenten o que sus efectos sean permanentes. Muchas personas que manifiestan los efectos del Covid Largo se recuperan con el tiempo, especialmente si la infección inicial fue leve y no hay reinfección. El tiempo de recuperación variará en función de la gravedad de la infección inicial, la edad de la persona y las comorbilidades asociadas. Lo mejor es evitar el riesgo de infección utilizando mascarillas como se aconseja y vacunándose para evitar una enfermedad grave que pueda sentar las bases para el Covid Largo. Todavía no se dispone de tratamientos específicos, pero el estudio del Covid Largo sigue siendo un campo en evolución. Por el momento, el mejor consejo preventivo es llevar mascarilla y vacunarse.

(El profesor K. Srinath Reddy, cardiólogo y epidemiólogo, es presidente de la Fundación de Salud Pública de la India (PHFI). Las opiniones expresadas son personales)

Artículo anteriorNoticias de juegos Skull and Bones: casi cuatro años de silencio para el juego de piratas de Ubisoft, ¿por qué?
Artículo siguienteThe Walking Dead Last Mile: una experiencia social multijugador masiva que se jugará en Facebook
Apasionado del running, vegano a los 25 años y comercial de la ropa, apasionado de la criptomonedas, me incorporé al equipo de redacción de Impulsobajio en noviembre de 2021.