Inicio Salud El jersey de lana más cálido puede ser también el más ecológico

El jersey de lana más cálido puede ser también el más ecológico

55
0

En 2015, Kris Cody, de 18 años, se fue de excursión a los Andes durante un año sabático antes de la universidad. Seis meses después, regresó con un nuevo jersey y la semilla de una idea de negocio.

La temporada de lluvias había llegado a Cuzco y Cody se estaba congelando, las capas de poliéster que había traído a Perú eran lamentablemente inadecuadas a 11.000 pies de altura. Así que fue a comprar suéteres a una media docena de pequeñas tiendas de artesanía repartidas por la ciudad de gran altitud. La mayoría de las suéteres que probó le quedaban mal, hasta que encontró una pequeña tienda al final de una estrecha escalera, y dentro de ella un jersey gris con finas rayas marrones en los hombros y un ingenioso dibujo de pirámides. No se parecía a nada que hubiera visto o tocado: suave pero resistente, cálido pero ligero. Cody volvió al día siguiente y compró ocho más, que envió a sus familiares en su país. El jersey fue tejido por Gregoria Yucra Chamb, de la tribu peruana de los quechuas, que lo hizo con pieles de alpaca, al igual que cientos de artesanos de todo Perú.

La relación de las alpacas con los agricultores se remonta a siglos atrás. Cuando se esquilan, los animales producen diferentes gamas de fibra; las partes más ásperas se hilan para hacer alfombras y tapetes, las más suaves para hacer calcetines y ropa de bebé. Dado que los camélidos evolucionaron en Sudamérica -3,5 millones de ellos recorren los Andes en rebaños de 60 a 90 ejemplares, a temperaturas que pueden pasar de cero a 80 grados en un día-, su pelaje se considera más sostenible que el de la cachemira y otras lanas, y la fibra que se obtiene de su pelaje requiere menos productos químicos para su tratamiento.

«No fueron empujadas a este clima como las cabras de cachemira», dice Cody. «Han evolucionado aquí durante miles de años».

Las alpacas son poco exigentes con la tierra: Sólo mordisquean la parte superior de las hierbas y plantas, y rara vez arrancan algo del suelo. Y se mueven con patas, no con pezuñas afiladas como las cabras o las ovejas, por lo que sus rebaños pueden crecer sin pisotear el entorno. Aunque se puede decir que la alpaca es menos acogedora que el plumón, no se sacrifican gansos ni patos para fabricar la piel, que en Sudamérica se conoce como la «fibra de los dioses».

Lo que primero atrajo a Cody fue la calidez y el tacto suave de su nuevo jersey, pero cuanto más aprendía sobre las alpacas, más veía una oportunidad en la sostenibilidad. Una alpaca produce suficiente lana para cuatro jerséis, mientras que la cachemira requiere esquilar cuatro cabras para hacer un jersey y la ropa sintética de alto rendimiento suele estar hecha de un derivado del plástico. Además, cualquier cantidad o consistencia de piel de alpaca puede utilizarse como aislante, lo que significa que incluso los restos más pequeños no tienen por qué desperdiciarse.

Leer:  ¿Son los germinados el superalimento definitivo?

Después de su primer año estudiando neuroinmunología en la Universidad de Virginia, Cody volvió a Perú. Gregoria no le reconoció, pero se mostró dispuesta a responder a una serie de preguntas sobre el abastecimiento de pieles de alpaca y a entablar relaciones con los alpaqueros de la región, a los que Cody visitó en autobús.

Gregoria se mostraba escéptica, pero Cody se ganó la confianza, volviendo día tras día con batidos para sus hijos. Pronto se instaló en la casa del yerno de Gregoria y creó un prototipo para el mercado estadounidense: un jersey resistente a los olores que pesa menos de 10 onzas y se vende por 139 dólares.

«Sólo quería hacer algo juntos», dice Cody.

Volvió a la universidad con un negocio paralelo. Mientras los amigos de Cody se pasaban los viernes de fiesta, él compró una estantería de Ikea y montó una exposición de jerséis en su dormitorio. Cuando se corrió la voz, creó un sitio web y empezó a aceptar pedidos por correo, empaquetando jerséis con notas de agradecimiento escritas a mano dentro. Se coló entre los bastidores de los conciertos para convencer a los artistas de que llevaran los jerséis. Sus compañeros se burlaban de él, pero en 2017 Cody recaudó 350.000 dólares en Kickstarter y abandonó la universidad para centrarse en la incipiente empresa a tiempo completo.

Siete años después, Paka es una B Corp certificada con 35 productos diferentes, desde camisas hasta suéteres y calcetines, que trabaja con más de 100 tejedores quechuas que ahora ganan más de cuatro veces el salario digno en Perú. Cody afirma que las ventas se han duplicado cada año desde que la empresa se puso en marcha y que este año alcanzarán las ocho cifras. El dos por ciento de los ingresos de la empresa se destina a una ONG llamada Peruvian Hearts, que ofrece becas a las mujeres locales.

Hay otras empresas estadounidenses en el negocio de la piel de alpaca, algunas con años en Cody. James Budd puso en marcha Alpacas of Montana en 2006, tras una carrera en ortopedia. Encontró a un experto en alpacas en Kalispell (Montana), invirtió 100.000 dólares en su primer rebaño de animales y fue rentable vendiendo sus crías y fibra nueve meses después. Alrededor de 2008, Budd pasó de la cría y la venta a la fabricación de productos a partir del vellón de alpaca, empezando por los sombreros. Luego fue a la escuela de producción textil para aprender a convertir la fibra en ropa de alto rendimiento. Dieciséis años después, la empresa de Budd vende más de 60 productos diferentes, demasiados para abastecerse de su fibra en el país, y se ha centrado en reducir su huella de carbono, en parte aprovechando todo el vellón, no sólo las fibras más suaves.

Leer:  Cinco consejos esenciales de meditación para principiantes

La principal ventaja de la alpaca frente a la lana merina, según Budd, es que la merina requiere los pesados productos químicos que conlleva el «superlavado» de la lana, para que no «te arañe». Ponen la fibra en grandes cubas de acetona, peróxidos y otros productos químicos para eliminar las barbas, y luego otra cuba de peróxido para eliminar la lanolina. Todo ello se devuelve al medio ambiente, lo que no nos parece bien».

La fibra de alpaca sólo requiere un biodegradable detergente natural para procesar el vellón y prepararlo para la producción textil. La caca de alpaca también es un excelente fertilizante ecológico. «Tienen tres estómagos, por lo que, en el momento en que cagan su comida, el 90% de las semillas han muerto», dice Budd. «No esparcen malas hierbas por todo el pasto».

John Gage llegó a los productos de alpaca procedente de la industria textil, y de la búsqueda de una prenda para mochileros mejor que la lana de merino. Aunque la materia prima es más cara, Gage afirma que la fibra de alpaca no «corre como una media» como lo hace la merina, y no se pone «fea» después de semanas en el camino, como lo hacen los sintéticos como el poliéster, que además dejan microplásticos esparcidos por el ecosistema.

«La alpaca hace todo lo que hace la lana merina, pero mejor», dice Gage. Es más suave, más fuerte y más ligera». Tras lanzarse principalmente como minorista de sudaderas con capucha, la empresa Appalachian Gear Company de Gage pasó de tener cinco empleados en 2019 a 19 en la actualidad. Sus productos van desde camisetas y polainas para el cuello hasta un saco de dormir de vellón de alpaca llamado «Ugly Bag».

En octubre, Cody de Paka, que ahora tiene 26 años, regresó a los Andes para hacer cumbre en la montaña Yanapaccha, y para probar sobre el terreno su próximo producto: una chaqueta aislada con alpaca fibra. Paka lanzará la chaqueta a finales de este año, pero Cody también espera que el aislamiento recubra algún día los productos de otras empresas.

📣 Para más noticias sobre el estilo de vida, síganos en Instagram | Twitter ¡| Facebook y no te pierdas las últimas actualizaciones!

Artículo anteriorHölle Games se une a First Look Games y se dirige a los mercados clave
Artículo siguienteLa UE planea limitar los precios como «freno de emergencia» para el gas natural
Apasionado del running, vegano a los 25 años y comercial de la ropa, apasionado de la criptomonedas, me incorporé al equipo de redacción de Impulsobajio en noviembre de 2021.